espiritu_de_montjuic_2019

De las ocho ediciones celebradas hasta ahora de Espíritu de Montjuïc, la de este año ha sido mi favorita. Los motivos son diversos: la actividad en pista ha sido muy intensa (aquí puedes ver el reportaje sobre los 7 coches más especiales del evento), los reencuentros con amigos se han sucedido sin parar… y lo más importante, hemos trabajado mucho y muy bien.

Fruto de ese trabajo, hemos generado tanto material que a cualquiera que conozca la labor del reportero deportivo le abrumará pensar en los inmensos reportajes que podrían salir.

Así que esta vez va a ser diferente, y la crónica del evento no la van a guiar los resultados y los ganadores, sino los momentos más especiales que he vivido durante esta edición. Porque son estos instantes, los pocos que acabarán quedando guardados en mi memoria durante mucho tiempo, los que creo que realmente vale la pena explicar.

 

1) Cuando la diversión empieza un viernes a las 10:00 AM

espiritu_de_montjuic_2019

espiritu_de_montjuic_2019 espiritu_de_montjuic_2019

El viernes a primera hora, según accedía al Circuit de Barcelona-Catalunya, no dejaba de pensar en cuál sería el panorama de esta edición. ¿Estaría el Espíritu de Montjuïc 2019 a la altura de las expectativas? ¿Cómo serían las inevitables comparaciones con Le Mans Classic, ahora que lo había podido experimentar en directo?

Pues resulta que todas estas dudas se disiparon a las 10 en punto, momento en que dio inicio la primera sesión de entrenamientos de los Group C Racing. El monumental estruendo del Mercedes-Sauber C11 nos puso a todos en alerta y dio el pistoletazo de salida a uno de los mejores fines de semana del año. Solo hizo falta que el agudo V10 del Peugeot 905 y los V12 de Jaguar acabaran de complementar el colchón sonoro de las primeras fotos del día, tomadas todas con una sonrisa oculta detrás del visor. Empezaba la diversión.

 

2) Décadas de historia automovilística sobre la pista

espiritu_de_montjuic_2019

espiritu_de_montjuic_2019 espiritu_de_montjuic_2019

Resulta que en las sesiones de entrenamientos del viernes, los deportivos de los años 50’s y 60’s iban sucedidos de los prototipos y GT de los 90’s y 2000’s. O lo que es lo mismo: al Ferrari 250 GTO y Aston Martin DB2 les seguían en la pista el Ferrari 333 SP y el Aston Martin DBR9, algo así como los nietos millenials de los primeros, hipervitaminados y adictos a la electrónica.

Es de agradecer la enorme variedad de categorías, pues las carreras de clásicos no deben sino servir para continuar el legado de las carreras que han pasado a la historia y valorar la evolución de nuestro deporte. Bienvenidos sean los modernos Endurance Racing Legends para seguir agrandando el plantel de campeonatos presentes en el evento.

 

3) Silencio y expectación alrededor del Porsche 917

espiritu_de_montjuic_2019

espiritu_de_montjuic_2019 espiritu_de_montjuic_2019

El coche por excelencia de Espíritu de Montjuïc 2018 fue el Ferrari 512 M de Escudería Montjuïch, y su regreso al trazado catalán fue celebrado por todo lo alto. Pero este año, ya sin el efecto sorpresa del sport-prototipo italiano, el rey fue el Porsche 917 de Claudio Roddaro, inmaculado y con la librea Gulf que mandan los cánones.

Y más allá de si se trata o no de una carrocería original del 70, de si tiene pedigrí o no, es un coche excepcional que sigue generando algo que el 99% restante no logra: generar interés, expectación, respeto a su alrededor. Roddaro lo sabe, y aunque rodeado de curiosos en cada momento que debe salir a pista, disfruta del momento acompañándose de su familia, de sus mecánicos, actuando ajeno a las fotos y los comentarios que suscita la presencia de su vehículo. ¡Quién pudiera ponerse en su piel (y conducir también su otro 917, el único road legal del mundo)!

 

4) Una batalla inesperada entre dos Ford GT40

espiritu_de_montjuic_2019

espiritu_de_montjuic_2019 espiritu_de_montjuic_2019

Es cierto que las carreras de clásicos no son siempre tan emocionantes como en su época original. Pero cuando esto pasa, el disfrute es muy grande.

Durante las carreras del Iberian Historic Endurance, pudimos vivir un duelo excepcional entre un Ford GT40 y un GT40 Roadster, que acabó con victoria para el primero en las dos carreras. Apuradas a final de recta, adelantamientos e incluso trompos. ¡Así se conduce el deportivo americano!

 

5) Cazando las mejores traseras al rojo vivo

espiritu_de_montjuic_2019

espiritu_de_montjuic_2019 espiritu_de_montjuic_2019

Cuando los Grupo 5 y Grupo 6 saltan a pista, los fotógrafos tenemos una misión: cazar las mejores llamaradas. Es la foto que “vende sola”, la más espectacular, y nadie se la quiere perder.

Sirva como ejemplo el grupo que nos llegamos a juntar, en un momento y una curva determinadas, mientras intentábamos cazar a un 930 Turbo y un BMW “Batmobile”: Unai Ona (La Escudería), Carlos Sanz Anchoaphoto (Clásicos al Volante), Armando Musotto (Petrolicious), Jaume Poch y servidor. ¡Las comparaciones eran odiosas entre unos y otros!

 

6) El reencuentro con Manuel Juncosa

espiritu_de_montjuic_2019

Abandonamos la pista por un momento, porque en el paddock de Espíritu de Montjuïc también ocurren momentos especiales. Así fue como, por sorpresa, me pude reencontrar con Manuel Juncosa, 3 años después de grabar el primer vídeo de RetroRacing.es. Y no pudo faltar una foto para el recuerdo.

El tiempo no pasa en balde para nadie, y desde luego tampoco para un icono de los 60 y 70 como nuestro apreciado “Manelet”. Pero bastó decir mi nombre y el recuerdo del vídeo que le grabamos, para que la batalla de anécdotas y risas se sucedieran durante unos minutos. Manel ha tenido algunos problemas de salud, pero está recuperado y ya vuelve a acompañar a sus dos inseparables amigos: Ramón Fluvià y el Abarth 1000. “¡Hasta me ha dejado conducirlo mientras veníamos!”, decía radiante.

Si todavía no lo habéis visto, aquí podéis acceder al vídeo de Manuel Juncosa & Fiat Abarth 1000.

 

7) Observar la competitividad del Classic Endurance Racing

espiritu_de_montjuic_2019

espiritu_de_montjuic_2019 espiritu_de_montjuic_2019

Rotundamente, no hay un campeonato de clásicos más apasionante de ver que el Classic Endurance Racing organizado por Peter Auto. Abierto a GT y sport prototipos entre 1966 y 1981, sus parrillas son enormes y el pedigrí de las máquinas, excepcional.

Y cuando tienes a un Porsche 917, un Ferrari 512 M y un Lola T70 peleando por la victoria y llegando a apoyarse unos en otros para ganar la posición, ves que aquí el triunfo va caro. Después de 1 hora de emociones, fue el Porsche 917 de Claudio Roddaro el que se llevó la victoria, con el Lola segundo y el Ferrari acabando con un pinchazo y algunas “heridas” de guerra.

 

8) Y de regalo, la foto más buscada en el Circuit

espiritu_de_montjuic_2019

De viernes a domingo, el clima primaveral fue fluctuando entre el sol y la lluvia indistintamente. Pero llegada la tarde del domingo, bajó la temperatura y los nubarrones empezaron a acechar. La tormenta parecía inminente, pero esta decidió vaciarse en las montañas colindantes al trazado barcelonés, librándonos de ella.

A cambio de esto, cuando se disiparon las nubes y regresó el sol, los pocos que seguíamos a pie de pista fuimos regalados con una imagen muy rara de ver: ¡la montaña del Montseny apareció nevada!

Y lo hizo justo a tiempo para poder capturar la tradicional imagen de final de recta con la cumbre blanca. Fue el momento perfecto para entender que a todos (equipos, espectadores, fotógrafos…) nos tocaba poner fin a tres días excepcionales de Espíritu de Montjuïc.

espiritu_de_montjuic_2019
 

Texto y fotos: Sergi Blasco.
Todas las imágenes son propiedad de su autor. Todos los derechos reservados.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *