Coches italianos

Alfa Romeo 6C


Analizamos las primeras versiones del Alfa Romeo 6C, un modelo deportivo que ha perdurado en las décadas como un coche clave para la marca italiana.

Fotos del Alfa Romeo 6c

Exterior

Interior

Miniaturas del Alfa Romeo 6C

El nacimiento de un modelo mítico

Los triunfos del Alfa Romeo P2 estaban aún frescos en la mente de los directores de Alfa-Romeo cuando pidieron a Vittorio Jano que desarrollara un nuevo coche mucho más ligero que la gama RL. El brillante Jano, cuya fama en Milán acababa de arrancar, propuso un chasis convencional, pero lo engalanó con el primero de una serie de motores de seis cilindros. Entre 1927, cuando se entregó el primer 6C1500, y 1933, cuando finalmente fue superado por la aún más notable serie 8C, esta familia de motores se construyó en muchas formas, con culatas de árbol de levas simples y dobles, con o sin sobrealimentadores.


El 6C1500, que inició la gama, tenía originalmente una gran carrocería de seis plazas, y su motor de leva única sin sobrealimentación podía producir una velocidad máxima de 110 km/h aprox. El siguiente paso fue revelar el 6C1500 Sport, con culata desmontable de doble árbol de levas, y en 1929 se desarrolló el 6C1500 Super Sport, donde se incorporaron carrocerías de aleación ligera, y donde la opción de un motor sobrealimentado producía velocidades máximas de más elevadas.


Todo esto, sin embargo, palideció cuando llegaron los hermosos modelos 6C1750, en los que los mismos motores básicos tenían cilindros más grandes y carreras más largas, pero eran exteriormente muy parecidos a los de antes.


Los modelos Gran Sport y Super Sport tenían carrocerías de chasis corto de dos plazas de Zagato o Touring: el Super Sport sobrealimentado, con 85 CV, podía alcanzar más de 150 km/h.


Así equipado, Tazio Nuvolari ganó la Mille Miglia de 1930 con gran estilo. Achille Varzi ganó la Targa Florio, y Nuvolari lo hizo con el modelo 6C 1500 Super Sport (doble árbol de levas) de 1928. Luego ganó la Tourist Trophy que se celebraba en Irlanda del Norte en ese momento.


El desarrollo de los coches de competición fue rápido, y a partir de 1931 el modelo 6C1750 fue suplantado por los aún más emocionantes coches deportivos Alfa Romeo 8c, pero todavía existía una estrecha conexión, ya que estos coches con motor de ocho cilindros tenían muchos componentes de motor en común con las unidades 6C1750. Jano fue instruido para colocar el nuevo motor sobre esa base. Para ser justos, hay que mencionar que siempre había disponibles versiones sin sobrealimentación, pero de alguna manera eran los deportivos rápidos los que siempre se robaban los titulares. Ciertamente, las culatas de dos levas, con válvulas opuestas a 90 grados y con un funcionamiento clásicamente sencillo de las válvulas, establecieron el estándar seguido por muchos otros diseñadores en la década de 1930, y el diseño básico se utilizó también en todos los Alfas de ocho cilindros construidos hasta el estallido de la guerra en 1939.


Incluso después de que el 8C2300 fuera diseñado, introducido y se antepusiera a los coches del 6C1750, ese no fue el final de la historia. Alfa Romeo se dio cuenta de que los 8C eran demasiado costosos, y demasiado esotéricos, para atraer a todos los deportistas, y en 1933 produjo una serie de 197 coches 6C1900 GT, en los que el famoso motor de seis cilindros fue ampliado hasta una capacidad de 1917 cc, y que tenía una culata de aleación ligera de doble árbol de levas. No carece de importancia que el diámetro y la carrera de este motor fuera el mismo que el del 8C2600 Monza, ya que la política de comunitarización de las partes móviles estaba bien desarrollada en Alfa Romeo en esa época. El último Alfa Romeo 6C de todos se construyó en 1933.

Características técnicas del Alfa Romeo 6C

Fabricante

Años de fabricación

1927 - 1933

Unidades fabricadas

-

Motor

6 cilindros / 12 válvulas

Transmisión

Embrague seco multidisco y caja de cambios manual de cuatro velocidades sin sincronización, todo en una unidad con motor delantero.

Potencia

85bhp (bruto) a 4.500rpm

Chasis

Chasis de acero separado, con travesaños prensados y tubulares, y laterales de sección de canal. Viga tubular del eje delantero.

Motor del Alfa Romeo 6C

Seis cilindros, en línea, en bloque de hierro fundido, en cárter separado de aleación ligera de cuatro cojinetes. 


Diámetro y carrera: 65 mm por 88 mm, 1.752 cc. 


Cabeza de cilindro de hierro fundido desmontable.


Dos válvulas aéreas por cilindro, accionadas directamente por taqués atornillados desde dos árboles de levas en la cabeza del cilindro. 


Un solo carburador horizontal con supercargador tipo Roots en el extremo del cigüeñal, o un solo carburador de tiro ascendente sin supercargador. 


Potencia máxima (sobrealimentada) 85bhp (bruto) a 4.500rpm. máxima (sin sobrealimentación) 64bhp (bruto) a 4.500rpm.

Transmisión

Embrague seco multidisco y caja de cambios manual de cuatro velocidades sin sincronización, todo en una unidad con motor delantero.

Chasis

Chasis de acero separado, con travesaños prensados y tubulares, y laterales de sección de canal. Viga tubular del eje delantero.


Suspensión delantera por ballestas semi-elípticas.


Suspensión trasera por ballestas semi-elípticas y tubo de torsión.


Amortiguadores de fricción. 


Frenos de tambor en las cuatro ruedas, accionados por eje y varilla. Ruedas de radios con bloqueo central.


Neumáticos de 27 x 4.5 pulgadas. 


Carrocería abierta de dos plazas, principalmente de paneles de aleación ligera Zagato sobre estructura de madera.

Dimensiones

Distancia entre ejes: 274,5 cm

Ejes delanteros y traseros: 138 cm.

Longitud total: 406 cm.
Peso sin carga: 900/920 kg.


Categoría:

Etiquetas:

Fichas de coches relacionadas:

No te pierdas nuestros nuevos contenidos

Suscríbete a nuestra newsletter mensual y recíbelos todos en tu correo electrónico.

>