Tras un intenso fin de semana donde junto a katapiro presenciamos las carreras de Dragsters de Santa Pod, además del Mundial de Resistencia en Silverstone, nuestro periplo por los circuitos británicos de 2014 acababa en el mítico Brands Hatch para el inicio de temporada del BSB (British Superbike Championship). Sin duda alguna el mejor campeonato nacional de motociclismo del mundo.

En el BSB encontramos nombres internacionales de la talla de John Hopkins, Josh Brookes, Jakub Smrz Ryuichi Kiyonari (triple campeón de la especialidad) compitiendo contra los ídolos locales Shane Byrne, James Ellison o Michael Dunlop.

Todo ello pasando por los mejores circuitos del país en un ambiente próximo y familiar, donde los participantes son completamente accesibles a los espectadores, idéntico a lo que ocurre en el BTCC (Británico de Turismos).

Sin ser en ningún momento expertos sobre el British Superbike Championship, nuestra crónica se basa en la experiencia de vivir de cerca, una vez más, la pasión por el deporte del motor que solo se puede encontrar en el Reino Unido.

Así, lunes (día festivo) fue el día en que se disputaron la mayoría de carreras, y desde las 9 de la mañana, cuando los sidecars salían a realizar el warm-up, el circuito londinense de Brands Hatch presentaba un aspecto magnífico con gradas y césped llenos hasta la bandera.

Para el inicio de temporada, el BSB usa el circuito Brands Hatch Indy, de 1.9 kilómetros que se cubren en unos aproximadamente 47 segundos. Curioso por cierto que el record del circuito lo siga teniendo el español Gregorio Lavilla, una vuelta rápida que se mantiene desde la temporada 2007.

Paddock Hill, Druids, Graham Hill, Surtees, McLaren, Clearways y Clark es la sucesión de curvas que deben afrontar los participantes en cada vuelta a un circuito tan pequeño como interesante. Me diréis que parece aburrido, pero si os pido que busquéis otros trazados donde en cada carrera podamos ver adelantamientos en TODAS sus curvas, tal vez vuestra opinión cambia.

Lo que tampoco debemos olvidar es que Brands es un circuito peligroso, sin duda uno de los que ha presenciado más accidentes graves a lo largo de las décadas. Aún a día de hoy sigue siendo un trazado donde los muros de neumáticos están muy cerca, en muchas zonas únicamente hay guardarraíles y se circula muy cerca de comisarios y público (¡y fotógrafos!).

Como muestra, a lo largo del día se sufrieron dos fuertes accidentes en la impresionante bajada de Paddock Hill Bend, siendo necesaria en ambas ocasiones la intervención del equipo médico. Esperamos que los pilotos no sufrieran lesiones graves, pero las caídas en esta fatídica curva son escalofriantes.

Nuestra primera experiencia en las BSB arrancaba con el warm-up de la categoría reina, las Superbikes. Esta sesión la pudimos vivir desde el propio pit-lane, donde los boxes perfectamente preparados nos demostraban que los equipos punteros se juegan más de lo que podríamos pensar. Salida a pista de los 30 pilotos y… ¡nos quedamos con la boca abierta!

En cuanto nos asomamos a la pista desde debajo de la torre de control y vimos pasar las 30 motos dando gas y sin cortar hasta estar directamente encima de Paddock Hill, nos dimos cuenta que es cierto lo que dicen que los pilotos británicos están hechos de otra pasta… ¡locos!

Creo que si el motociclismo se pudiera dividir en 3 niveles, tendríamos el nivel “atrevidos” que sería MotoGP, el nivel “inconscientes” en el que encontraríamos el BSB, y luego estarían ya las Road Races, para las que mejor no pondremos calificativos… Aún así, pilotar de esta manera en circuitos tan ratoneros como Oulton Park, Cadwell Park o el propio Brands es para quitarse el sombrero.

Pasamos a la acción. En pista disfrutamos a lo largo del día de nada menos que 10 carreras repartidas en 8 campeonatos, lo que lógicamente hace que el día cuente con actividad incesante entre las 9 de la mañana a las 6 de la tarde, ¡el paraíso de los moteros!

Empezando como es lógico por la categoría reina, el British Superbike Championship celebró sus dos primeras carreras del año. En esta categoría compiten motos de 1000 cc y aproximadamente 200 CV, en las que hay representación de las marcas Yamaha, Suzuki, BMW, Honda, Kawasaki y Ducati.

Aproximadamente la mitad de parrilla son pilotos de primer nivel internacional, mientras que la otra mitad está poblada por pilotos amateur, algunos de ellos con décadas de experiencia a sus espaldas.

La primera carrera arrancó con pole position de Josh Brookes (Yamaha), quien rápidamente se vio envuelto en una disputa con la Kawasaki #9 de Chris Walker antes de que la rotura de motor de uno de los participantes hiciera ondear la bandera roja para limpiar la pista de aceite.

La espera fue de más de 30 minutos pero finalmente la prueba se reanudó en un sprint de 12 vueltas, momento en que la lucha por la victoria se cerró entre Shane Byrne (Kawasaki #67) y Chris Walker, siendo el veterano piloto inglés quien se llevaría el gato al agua.

Tercero en el podio era James Ellison, siendo quinto el ex MotoGP John Hopkins (Suzuki #21) y primera moto no Kawasaki.

Por detrás se disputaron grandes batallas por todas las posiciones, entrando los 13 primeros clasificados con 10 segundos de diferencia.

Ya a media tarde se celebró la segunda carrera, de nuevo con el circuito lleno hasta la bandera para presenciar una nueva exhibición de Shane “Shakey” Byrne, el piloto local que deleitó al público con una conducción magistral a lo largo de las 30 vueltas de la carrera.

Secundado al principio por su compañero de equipo Stuart Easton para ser cazado más adelante por Brookes, Ellison y Walker, el bravo británico logró aguantar todas las embestidas y cerrar un fin de semana con 2 victorias en el saco.

Josh Brookes estuvo especialmente activo gracias a la eficacia de su Yamaha, realizando una gran remontada para acabar segundo a 1 décima del ganador.

Tercero era nuevamente James Ellison, siendo cuarto para alegría de todos el japonés Kiyonari, quién a lomos de su BMW labró una gran actuación que pocos esperaban.

John Hopkins no pudo pasar de la 11ª plaza, mientras que otro mundialista, Smrz, caía en las primeras vueltas, igual que dos auténticos estandartes de las Road Races británicas, Ian Hutchinson y Michael Dunlop.

En el grupo trasero volvimos a vivir buenas batallas además de disfrutar del pilotaje agresivo de todos los pilotos. Destacar a Jenny Tinmouth, la única fémina de la competición, así como a Rhalf Lo Turco, piloto brasileño recién llegado a la categoría y que deberá trabajar de lo lindo si quiere abandonar la cola del pelotón.

Carreras soporte

Pasando ya a hablar del resto de campeonatos, con el que sin duda disfrutamos más que ninguno fue el British Sidecar Championship. ¡Sidecares de carreras!

Esta categoría, completamente desconocida en España y de la que se disputan pocos campeonatos en Europa, nos impresionó por la rapidez de las monturas, que parecen auténticos bólidos de carreras.

El nivel es bastante alto y, aunque no somos capaces de explicar complejidades técnicas de estas motos (más allá de afirmar que vistas de cerca parecen auténticos y peligrosos ataúdes con ruedas), el espectáculo que ponen en pista no tiene parangón.

La primera carrera fue ganada por Levolock/Alto, mientras que la segunda fue para Hegarty/Neave.

Dado lo ajustado del programa de carreras las pruebas se disputaron a 12 vueltas, o lo que es lo mismo, sprints de 10 minutos.

Una categoría difícil de ver ya a día de hoy en competición, y donde las descolgadas de los pasajeros ponen auténticamente los pelos de punta.

El resto de competiciones nos ofrecieron divertidas carreras de la British Supersport (segunda categoría destinada a motos preparadas de 600 cc), Superstock 1000 y Superstock 600 (con presencia del catalán Aleix Aulestia, único español de todo el programa de carreras).

Todas estas carreras estuvieron plagadas de competitividad, grandes adelantamientos y algunos accidentes (bastante serios) que hicieron trabajar de lo lindo a los eficaces comisarios de Brands Hatch.

También disfrutamos con las carreras monomarca. Por un lado se disputa la Tristar Triple Challenge destinada a las Triumph Daytona 675R, y por otro lado tenemos la Ducati Trioptions Cup con espacio para las 848 así como las nuevas 899 Panigales.

Por último, nos queda por comentar el Motul Motostar Championship, la única categoría destinada a las jóvenes promesas del país. En ella pueden participar tanto las Moto3 de 250 cc y cuatro tiempos, como las 125 cc de 2 tiempos, formando una buena y variada mezcla en pista.

Y entre tanto rugido de cuatro tiempos, casi se agradecían los agudos de las apretadas 125. Más de 30 pilotos compiten en esta categoría, siendo Joe Irving a manos de su KTM de Moto3 el que se llevó la victoria.

Y demostrando la igualdad existente, segundo era Ryan Saxelby, que entraba a un segundo del ganador pilotando en su caso una Honda 125.

En resumen, nuestra visita al BSB nos sirvió para confirmar de nuevo que Reino Unido es EL país si de variedad de campeonatos y afición hablamos. Gran ambiente y gran actividad en pista es lo que siempre nos dejan sus campeonatos nacionales, con ese aroma de carreras de club que nos encanta en esta web.

Artículo publicado originalmente en forocompeticion.comTodas las imágenes son propiedad de su autor. Todos los derechos reservados.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *