jarama_classic_2019-slider

Hace unos días pudimos disfrutar de Jarama Classic 2019 y sus múltiples carreras de coches a lo largo de un fin de semana con sabor muy retro.

Como de costumbre, durante el evento se dio mucha importancia al homenaje a una institución clave en el sector del automóvil; y si el año pasado le tocaba a Porsche, este año era el turno de Eduardo Barreiros, conmemorando así el centenario de su nacimiento.

jarama_classic_2019-2-barreiros-1000

A lo largo de sus cuatro ediciones, Jarama Classic se ha ganado un puesto entre los eventos imprescindibles a nivel nacional, permitiéndonos disfrutar de los años dorados del automovilismo.

En este caso, además de regocijarse con los Porsche 911 RS o los Alfa GTAm, uno también podía divertirse de lo lindo con los más modernos  GT4 o los Super 7 que rodaron a lo largo de los dos días. Varias competiciones y categorías diferentes divididas en 4 carreras:

jarama_classic_2019-ford-escort-1 jarama_classic_2019-merlyn-lotus-ford

El fin de semana estuvo dividido entre el sábado, focalizado en el homenaje a Barreiros y las sesiones cronometradas, y el domingo, protagonizado por las carreras. Cómo no, todo ello estuvo acompañado de diferentes atracciones como la exposición de REPSOL RACING TOUR, food trucks, diversas actividades para niños y la nueva terraza donde te podías tomar un refresco por el absurdo precio de 2€.

Sol, gasolina, carreras y muchos coches clásicos, ¿qué más podíamos pedir?

jarama_classic_2019-10-repsol-classic
 

Multitudinario homenaje a Eduardo Barreiros

Los 100 años de nacimiento de unas de las personalidades que ha marcado la industrialización y la motorización de este país se merecían un sentido homenaje.

Así, la Fundación Eduardo Barreiros desplazó al circuito madrileño diferentes vehículos históricos del museo con el que cuentan en Villaverde. Camiones como el 4×4 con el que el propio Barreiros logró el primer contrato del ejército portugués o numerosos Simca 1000 estuvieron presentes en el Jarama a lo largo del fin de semana.

jarama_classic_2019-simca-barreiros

Aprovechando el evento se montó también un museo en la sala 5 del circuito, en el que se hacía un repaso a la evolución de la marca Barreiros a lo largo de sus más de 30 años de historia. Imprescindible tributo para dar a conocer el impacto de Barreiros Diésel S.A. en el sector de la automoción.

Debo reconocer que mis expectativas pasaban por encontrarme un espacio con un par de coches expuestos, quizás la caja de un camión o un tractor, una sección de un motor diésel, una maqueta de una línea de producción, payasos, elefantes y trapecistas. Sin embargo, lo que allí había era un vídeo de media hora en bucle, una maqueta de todas las instalaciones de la fábrica (eso sí, muy chula), unos paneles sobre caballetes donde se contaba la historia de Barreiros, y ya. Expectativas vs realidad.

jarama_classic_2019-simca-1000-barreiros  jarama_classic_2019-fundacion-eduardo-barreiros

El momento estrella del homenaje fue, sin duda, el desfile de la multitud de vehículos Barreiros que se dieron cita en el Jarama. Estos vehículos fueron llegando desde primera hora y convirtieron el parking frente a la tribuna de recta en una auténtica quedada de lo más variopinta. Desde un precioso Matra Bagheera hasta tractores; fue un encuentro muy especial.

A media mañana, tras los primeros entrenamientos salieron a pista y dieron varias vueltas al trazado, camiones y tractores incluidos. Resultó un espectáculo digno de ver.

jarama_classic_2019-desfile-barreiros
 

Pero vayamos a lo que importa… las carreras de Jarama Classic 2019

Reunir diferentes competiciones en un evento de este tipo es todo un acierto. Y es precisamente el poder ofrecer espectáculo en pista durante prácticamente todo el día uno de los puntos fuertes del Jarama Classic. La configuración elegida de dos carreras por categoría permite, además, doblar la expectación sobre cada competición.

Con el Pre 1981 Group 1 y Trofeo Mini (corriendo a la vez) tuvimos una estupenda ensalada de coches con la preparación mínima para poder pelear en pista. Bendito Grupo 1. Además, no existe una clasificación general, sino que se corre estrictamente por cada categoría, la cual viene determinada por año y cilindrada. Mighty Minis, Datsun, Escorts y 924, entre muchos otros, lucharon a cara de perro el domingo.

En esta competición dominaron los Escort 2000 RS que se lograron imponer en las dos carreras a los más potentes (y pesados) Jaguar XJS. Mención especial al Capri V6 amarillo de Antonio Crespo, que sonaba como las trompetas que anunciarán el advenimiento del fin de los tiempos.

jarama_classic_2019-trofeo-mini jarama_classic_2019-pre-1981-grupo-1

Quizás el plato fuerte del fin de semana fuera la Iberian Historic Endurance, un regalo para los sentidos. Básicamente se trata de una competición para “gentlemen drivers” con coches preparados según el Anexo K de la FIA.

Para aquellos que no domináis el inglés os diré que “gentleman driver” significa “señor de más de 50, preferentemente con el pelo canoso y engominado, al que le apasiona pasearse por diversos circuitos con un 911”. ¿Envidia? Sí, mucha. Especialmente por aquello de conservar un pelazo que poder engominar.

jarama_classic_2019-7

Todopoderosos 911 3.0 RS, sexies Gulias GTAm, un raro Ford Anglia y la estrella del día, el exótico Merlyn Mk4 con motor Ford-Lotus. Fue todo un espectáculo seguir las diferentes categorías en las que se subdivide la carrera y asistir en el pit a los cambios de piloto.

Dominadores sin complejos los 911 con motor de 3 litros, intratables en ambas carreras y a los que solo el Merlyn pudo poner nerviosos en la primera de ellas. Especialmente disputada estuvo la segunda tanda en la que, después de una hora, estuvieron luchando en la misma vuelta 6 coches de las categorías H-1976, H-1971 y H-GTP. O lo que es lo mismo, los 911, el Merlyn y un Escort 1600 como artista invitado. La Escudería Gredos se subió dos veces a lo más alto del cajón, bravo.

jarama_classic_2019-iberian-historic-endurance

Ya volviendo al presente, la Copa Super 7 presentó una parrilla bien nutrida con 36 inscritos divididos en las categorías “420R” y “1600”. Cajas de zapatos de apenas 600 kg con 200 CV: diversión asegurada.

Igualdad máxima que se pudo ver en la primera tanda con los 9 primeros coches peleando en menos de 5 segundos. Carrerón con Pedro Salvador como protagonista imponiéndose a Phill Jenkins por poco más de 2 décimas. En la segunda tanda se volvió a repetir la historia con Salvador, esta vez manteniendo una diferencia más holgada gracias al ritmo fuerte que imprimió desde el principio.

jarama_classic_2019-lotus-super-seven

La categoría “gorda” del fin de semana, los GT4 South European Series, estuvo protagonizada por el duelo entre el terriblemente competitivo Ginetta nº 23 de ABM Grand Prix pilotado por Mariano Pires y Cesar Machado y el Mercedes AMG de Veloso Motorsport con Miguel Cristoväo y Francisco Abreu. Recital de ambos en las dos tandas, alternándose en lo más alto del podio.

La primera de las carreras, sin embargo, terminó bajo safety debido al fuerte golpe frontal sufrido en Le Mans por el Aston Martin Vantage del Team Virage. Afortunadamente el piloto salió ileso, pero el frontal y subchasis delanteros quedaron totalmente destrozados. Francamente, si hubiese sido un DB5 “lightweight spec” me hubiese resultado más preocupante…

jarama_classic_2019-gt4-south-european-series

En definitiva, un fin de semana redondo para cualquier amante del motor. Una lástima que no podamos disfrutar más asiduamente de eventos así y ver este tipo de máquinas rodar en nuestros circuitos.

jarama_classic_2019-ford-capri jarama_classic_2019-31

 

Texto y fotos: @bialbero_happiness. Todas las imágenes son propiedad de su autor. Todos los derechos reservados.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *