6 coches de competición que salvaríamos de ir al desguace

En RetroRacing.es nos encantan los clásicos de competición, ya lo sabéis. Así que en esta ocasión nos hemos querido plantear un “juego” y pensar en algunos de los coches más icónicos que jamás nos gustaría que acabasen fuera de la circulación.

Y para hacerlo más interesante, hemos elegido un coche de cada década, desde los años 60 y hasta los 2000. ¿Habremos acertado con la elección? ¡Sigue leyendo y sal de dudas!

1) Jaguar D-Type

Nuestra selección arranca en el Reino Unido, aunque con ecos que nos llegan desde las 24 Horas de Le Mans. Para la década de los 50 hemos elegido el Jaguar D-Type, uno de los primeros deportivos puros pensados para la competición.

Nacido en un momento complicado para la marca del felino, el coche arrasó en la gran carrera de resistencia logrando 3 victorias seguidas entre 1955 y 1957. Un hito irrepetible para un coche que parecía “gafado”, puesto que 9 de las aproximadamente 60 unidades previstas para fabricarse se quemaron en un incendio de la factoría. Actualmente, los pocos D-Type originales que existen son valorados como auténticas obras de arte sobre ruedas.

fotos_le_mans_classic_2018

2) Porsche 906 / Carrera 6

Salvar a un solo coche de los años 60 de los desguaces es una ardua tarea. Tras mucho debate interno, hemos optado por el Porsche Carrera 6, uno de los primeros grandes prototipos de la historia del automóvil. Ligero como ninguno gracias a su carrocería de fibra de vidrio y con unas sensuales formas, el 906 era un coche avanzado muchos años a su tiempo.

Es cierto que no se pueden comparar los éxitos de este modelo a los de muchos de sus predecesores nacidos en Stuttgart, pero bien pocos coches pueden alcanzar el mito de aquel coche pilotado por las mejores manos del continente.

fotos_le_mans_classic_2018

3) Seat 124

No os pensaríais que solo íbamos a hablar de supercoches, ¿no? Los clásicos populares son los que han hecho grande la industria automovilística de este país, y el Seat 124 con sus múltiples derivaciones es el perfecto ejemplo.

La berlina de Seat, evolución natural (y necesaria) del Seat 600 para millones de familias, batió todos los records en los 70 para un coche de sus características. Los rallyes alargaron su fama, y todavía hoy no hay evento revival que se precie donde no participe un 124. Eso sí, de este modelo fue imposible evitar que miles de propietarios optaran por retirar un coche al desguace y darlo de baja en la DGT durante las últimas décadas.

rallye_festival_trasmiera_2016_retroracinges

4) Ford Sierra RS Cosworth

De los años 80 nosotros rescataríamos a un coche que durante un tiempo pasó por el “purgatorio” antes de convertirse en lo que es ahora: uno de los clásicos más buscados y admirados de su generación.

El Sierra RS Cosworth fue el coche de rallyes que nació para triunfar en los Grupo A, pero que también arrasó en los circuitos de todo el planeta. Era un coche impresionante en la época y lo sigue siendo, manteniendo ese aura de leyenda que muy pocos modelos atesoran. Si tienes la oportunidad, observa las caras de la gente cuando se encuentran frente a uno de estos: solo verás sonrisas a tu alrededor.

santiago-martin-cantero-ford-sierra-cosworth-2

5) Dodge Viper GTS-R

¡Todos en pie para hablar del coche americano que vino a cambiar el status quo de las carreras europeas! Fruto de una colaboración entre Dodge y el preparador Oreca, el Viper GTS-R fue un GT que es ya una leyenda de la competición.

Con su atronador motor V10 y sus sensuales formas, este modelo no era solo precioso: también era rápido, muy rápido. Ganó 3 veces su categoría en las 24 Horas de Le Mans e hizo lo propio al otro lado del charco. Ojalá ni una sola unidad de este imponente vehículo acabe nunca en el desguace.

espiritu_de_montjuic_2019-chrysler-viper

6) Audi R8

Acabaremos esta selección tan particular de coches atemporales con el Audi R8. No en vano, se trata posiblemente del gran deportivo de nuestra generación. Un coche que lleva 15 años en el mercado y que a nivel de competición lo ha ganado todo, en ocasiones con una casi insultante superioridad.

De momento sin sustituto a la vista, este deportivo con motor central-trasero y una estética futurista sigue siendo uno de los coches que mejor ejemplifican el lema a la vanguardia de la técnica de Audi.

Select Dynamic field

No te pierdas nuestros nuevos contenidos

Suscríbete a nuestra newsletter mensual y recíbelos todos en tu correo electrónico.

>