Consejos para iniciar la camperización de una furgoneta

Select Dynamic field

En los últimos años, la tendencia de viajar en furgonetas o autocaravanas ha dado crecido de manera exponencial. Las ganas de vivir experiencias fuera de los circuitos turísticos habituales, e incluso de hacer viajes sin pensar en hoteles ni restaurantes ha hecho que proliferen los proyectos de camperización de furgonetas, clásicas en muchas casos.

Pero para que un automóvil pase de ser un medio de transporte de personas o mercancías a una camper, hay muchos factores a tener en cuenta. ¿Has pensado la faena que requieren pasos imprescindibles como el aislamiento de una furgoneta camper, o la instalación de muebles y otras comodidades a medida?

A continuación, hacemos un repaso a los consejos principales si te quieres iniciar en el mundo camper.

1) Elige una buena base sin que el dinero sea el único factor

Parece obvio, pero no todo el mundo tiene esto en cuenta: las furgonetas camper suelen ser vehículos con un uso muy limitado en número de días anuales o número de viajes, pero que durante esos días son usados casi durante las 24 horas. Además, con ellas se suelen recorrer carreteras de montaña, rutas secundarias a merced del frío o el calor… todo ello afecta al rendimiento del vehículo.

Nuestro consejo es que inviertas el tiempo necesario en informarte en foros de camper, páginas web o preparadores, y elijas un vehículo de base que sea fiable y del que los talleres tengan facilidad para encontrar recambios. Y si para ello debes recorrer a vehículos menos peculiares o clásicos, e invertir algo más de dinero de lo esperado, recuerda: lo barato puede salir caro.

2) Ten claro tu proyecto camper antes de empezar

Tras escoger la base, llega el momento de definir cómo será ese proyecto de camperización. Para ello juegas con una baza a tu favor, ya que conoces las medidas del vehículo y podrás adecuarlo todo según tus necesidades y el espacio disponible.

Como es lógico, esas dimensiones definirán hasta dónde puedes llegar, pero que ello no frene tu imaginación ni tu creatividad. Si en la superficie horizontal no cabrían cama y muebles juntos, ¿has valorado el usar un colchón enrollable y unos muebles de exterior que puedas dejar fuera del vehículo por las noches? Este es solo un ejemplo de todo lo que te permite el mundo camper del que, por suerte, hay miles de proyectos e ideas para hacer furgoneta camper en Internet.

clasicos-saab-meeting-2010-1

3) No escatimes en aislamiento

Si das el salto a una camper desde el camping no tienes por qué sufrir, porque ya conoces los rigores de dormir en una tienda de campaña en épocas frías, y también lo que es estar dentro de una estructura mal aislada en verano.

En cambio, si hasta ahora lo tuyo han sido los hoteles y apartamentos, debes saber que hacer vida bajo un techo de chapa tiene muchos inconvenientes. Por ello, todo campista sabe que no hay que escatimar en tiempo ni en materiales para que el vehículo esté perfectamente aislado del frío y del calor.

Y no hablamos solo del techo: las paredes, el suelo e incluso la cabina, todo es susceptible de mejorar la manera en la que disipa el calor y evita el frío. Corcho, fibra de vidrio, láminas de madera… estás a punto de descubrir un mundo apasionante, a medio camino entre la física y el bricolaje.

4) Equipa tu camper con cocina y baño (del tipo que sean)

Ya sabemos que una buena autocaravana cuenta con todo lo imprescindible para hacer agradable un viaje en carretera: mesa, camas, climatización, armario, baño y cocina completos…

Por desgracia, en una camper muy raramente habrá sitio para tanta comodidad, pero debes maximizar tus opciones. Todo viajero que planee pasar más de un par de días en furgoneta debería tener cocina y baño de algún tipo.

Por cocina entendemos un mínimo de un fogón o similar para calentar comida, y una nevera para refrigerar alimentos. Si en tu vehículo no hay sitio ni instalación para estos elementos, recuerda que siempre tienes a tu disposición los fogones tipo “Camping Gaz” y las neveras que se enchufan al mechero del coche, para conservar aquellos alimentos imprescindibles.

En lo referente al baño, en el mundo camper lo habitual es contar con los llamados “Pottys” o retretes portátiles, que son perfectos para emergencias o momentos en los que no se pueda disponer de un baño convencional. Son relativamente ligeros y portátiles y tienen su propio depósito de aguas fecales, que uno mismo debe vaciar y rellenar con productos químicos. Sobre las duchas ya habría menos elección, ya que las duchas portátiles tienen el inconveniente de tener que rellenar muchos litros de forma manual, pero de nuevo, son perfectas para una emergencia.

No te pierdas nuestros nuevos contenidos

Suscríbete a nuestra newsletter mensual y recíbelos todos en tu correo electrónico.

>