Carlos Carballo, orgulloso propietario de un Autobianchi A112 LX «Abarthizado» que acompaña a su familia desde hace 30 años (del que puedes leer el reportaje completo aquí), nos narra su experiencia en el Rally Costa Brava Històric 2008… ¡el primer evento en el que participaba!

Domingo, último día de rally. La jornada se resumía en poco más que unos 60 kms de rallye y la especial por la calles de Lloret. Cansados pero animados por ver que sí, que esos dos pipiolos de 19 años con un coche de calle podríamos conseguir acabar contra todo pronóstico.

Habíamos llegado al rally 48 horas antes sintiéndonos unos pardillos en medio de leyendas: 911’s RS, Mantas 400, 037’s, Abarth’s, Alpine’s y demás “apellidos” ilustres. Pero después de un año de trabajo, estábamos allí por méritos propios y éramos parte de esta aventura, de esa historia a la que ya solo faltaba dar el broche de oro.

Salimos por última vez del parque cerrado hacia la especial del Water World Lloret, sobre tierra. Sabíamos que si en algún lugar podíamos despuntar mínimamente era allí, donde el balance del chasis era más importante que la expresividad de potencia.

El día era brillante y el ambiente festivo; salimos de los últimos y ello nos permitió poder cruzarnos con los participantes ya de vuelta de la especial. Y de repente, mi copiloto Albert mira a lo lejos y me dice: “¡MUNARI!”.

Y sí, Sandro Munari con el Lancia Stratos Alitalia GR4 y el dorsal 1 estaba ya de vuelta de la especial.

La estampa era imponente: se estaba acercando ni más ni menos que la bestia soñada por toda una legión de seguidores, junto al piloto que la hizo eterna y con su V6 Ferrari bramando a pleno pulmón.

El pequeño Autobianchi no pudo más que hacer una tímidas luces en señal de saludo a tan mítico dúo. Cuál fue nuestra sorpresa cuando al cruzarnos con ellos… ¡el Stratos despliega la batería de luces y Sandro, manos en alto, nos saluda efusivamente! Para nosotros, el regalo más grande que nos podían hacer.

Gritando y emocionados hasta decir basta, afrontamos los últimos tramos especiales con ese “turbo” que nos regaló Sandro. El resultado final fue difícilmente superable por ese par de novatos: 39ª posición en la especial sobre tierra, y 110ª posición final. Grazie caro!

Carlos Carballo

 

Más Microhistorias Racing exclusivas en nuestros canales de Facebook e Instagram.

Todas las imágenes son propiedad de sus autores originales. Todos los derechos reservados.