Coches de circuito

La historia del único De Tomaso Pantera GT4 de España

 febrero 9, 2020

Por  Sergi Blasco

de-tomaso-pantera-gt4-luis-villalba-1

Erase una vez un chico de 10 años que, junto a su padre, no se perdía ni una sola carrera que pasara por el Circuito de Montmeló. Pero entre todas las carreras, aquel chico tenía especial predilección por las competiciones de clásicos, en las que veía y escuchaba nombres y coches que desconocía hasta el momento.

Y en el año 2001, una de las últimas temporadas antes de la extinción del Campeonato de España de Clásicos, tuvo una especie de aparición divina en forma de un automóvil que corría y rugía mucho más que el resto. Su padre le decía que era un “Pantera”, y sus afiladas formas, su inconfundible sonido de V8 y la manera con la que superaba a sus rivales bien le valían ese apodo.

Pasaron los años y aquel coche blanco y negro no se dejó ver más por las carreras, hasta que, en el Espíritu de Montjuïc 2014 apareció inscrito un flamante De Tomaso Pantera GT4 pilotado por Luís Villalba. ¡Menudo flashback! ¿Era aquel el mismo coche que recordaba tan claramente? ¡Tenía que investigarlo!

de-tomaso-pantera-gt4-luis-villalba-1
Imagen: Motor Clásico.

 

Luís Villalba, una historia ligada a De Tomaso

Tras muchos años guardado en el garaje, efectivamente, el único De Tomaso Pantera GT4 de carreras que hay en nuestro país sigue en plena forma.

Para que un vehículo del año 1972 llegue a la actualidad en un estado tan impresionante como esta unidad se necesita un gran esfuerzo e interés, y esto es precisamente lo que ha motivado a Luís Villalba a desempolvar este impresionante GT y volver a correr en circuito con él en los últimos años.

[av_one_half first av_uid=’av-kar9a4′]de-tomaso-pantera-gt4-luis-villalba-14[/av_one_half]

[av_one_half av_uid=’av-jnds2k’]de-tomaso-pantera-gt4-luis-villalba-19[/av_one_half]

Luís Villalba es un auténtico gentlemen driver, uno de esos pilotos que vienen a las carreras para disfrutar, pero siempre con el hambre de competir al máximo nivel. Empresario del sector farmacéutico, su nombre es muy posible que os suene de sus participaciones en el Campeonato de España de GT o el International GT Open, donde durante muchos años ha competido junto a Francesc Gutiérrez al volante de vehículos como Ginetta G50, Ferrari 430 o Mosler MT900. Aunque siempre que puede intenta regresar a casa, a las carreras de coches históricos.

Ataviado con un precioso mono personalizado, en el que se alternan los colores de las banderas albiceleste, transalpina y rojigualda, Villalba está muy orgulloso de haber rescatado del olvido a su precioso De Tomaso Pantera GT4 y competir con él, con gran éxito, en las carreras de la Copa de España de Clásicos, Legend y Youngtimers.

de-tomaso-pantera-gt4-luis-villalba-16

Un De Tomaso Pantera GT4 con mucho pedigree

La historia de la marca De Tomaso podría ser definida como tormentosa, dados los grandes altibajos que sufrió la marca fundada por Alejandro De Tomaso, un emigrante argentino que llegó a Módena en 1959 buscando poner en práctica sus revolucionarias ideas y conocimientos.

Así, el ingeniero rápidamente creó sus primeros monoplazas, antes de dar el paso a la fabricación de automóviles de calle tan sobresalientes y carismáticos como el De Tomaso Valellunga (1963), el De Tomaso Mangusta (1966) o el propio De Tomaso Pantera (1970), su creación más exitosa y atemporal, del que se fabricaron algo más de 7.200 unidades a lo largo de dos décadas.

[av_one_half first av_uid=’av-hjenkc’]de-tomaso-pantera-gt4-luis-villalba-9[/av_one_half]

[av_one_half av_uid=’av-fv4ikc’]de-tomaso-pantera-gt4-luis-villalba-8[/av_one_half]

Pero cuando todavía tenía grandes planes para el futuro y muchos bocetos preparados para ser llevados a la realidad, Alejandro De Tomaso sufrió un severo problema de salud a mediados de los años 90 que le impidió continuar al mando de la empresa, que tras varios intentos por continuar la producción, acabó en la bancarrota con su fundador falleciendo en 2003.

Es por ello que tiene tanto mérito mantener en competición unidades tan inmaculadas como la de Luís Villalba, que cuenta con su propio equipo de mecánicos, Motor Competición, encargados de mantener en plena forma a tan exclusivo GT.

de-tomaso-pantera-gt4-luis-villalba-20

La historia en competición de esta unidad arranca a mediados de los años 90. Según nos cuenta Luís, este De Tomaso Pantera llegó a España mediante una Feria del Automóvil y fue matriculado en Tenerife. Circuló algunos años, pero pronto acabó abandonado hasta que lo rescató cuando ya estaba en estado ruinoso, totalmente destrozado e imposible de hacer funcionar.

En aquellos años, sobre 1996, la marca De Tomaso estaba ya muy cercana a la bancarrota aunque su fábrica de Módena seguía activa, por lo que se hizo precisa una visita a sus instalaciones para encontrar la manera de devolver el vehículo a la vida.

[av_one_half first av_uid=’av-dtz76k’]de-tomaso-pantera-gt4-luis-villalba-10[/av_one_half]

[av_one_half av_uid=’av-d64598′]de-tomaso-pantera-gt4-luis-villalba-11[/av_one_half]

En aquella visita, Luís pudo conocer a un italiano de apellido Segedoni, que había sido uno de los responsables del equipo de competición De Tomaso, cuando sus Pantera compitieron en las 24 Horas de Le Mans de mediados de los años 70.

Y además de lograr grandes conocimientos sobre cómo hacer competitivo (y fiable) un coche tan especial como este, la fábrica permitió que Luís pudiera adquirir las piezas que quedaban del equipo de competición y hacer realidad su conversión a coche de carreras. Así que este modelo luce orgulloso pinzas de freno, barras estabilizadoras y muchas otras piezas originales De Tomaso.

de-tomaso-pantera-gt4-luis-villalba-3

Una mecánica frágil para un “toro loco”

Además de por sus bellas formas, y por aunar la elegancia italiana con la contundencia de los motores americanos, el Pantera destaca por su brutal potencia y por haber sido históricamente un coche frágil. El equipo oficial apretaba los motores hasta los 500 CV, pero rompían de manera muy frecuente.

En el caso de esta unidad, Luís indica que su motor está un poco por debajo de esos números, pero sigue dando unos datos espectaculares:

  • Motor: V8 Ford Cleveland 5.7 litros
  • Potencia: 470 CV aproximadamente
  • Peso: 1.150 kgs.
  • Caja de cambios: ZF original

[av_one_half first av_uid=’av-15o5q4′]de-tomaso-pantera-gt4-luis-villalba-5[/av_one_half]

[av_one_half av_uid=’av-932xp8′]de-tomaso-pantera-gt4-luis-villalba-17[/av_one_half]

Con el paso de los años el coche ha ido recibiendo mejoras, y aunque sigue montando el bloque y culata de hierro, se ha incorporado la inyección mecánica en lugar de carburadores, y pistones y cigüeñal entre otras muchas piezas son nuevas.

Aun así, textualmente, el coche “tiene un cambio frágil, el motor es delicado y es muy vetusto de conducir. Hay que saber muy bien cómo pilotarlo, porque se va de atrás y sin darte cuenta, estás contra el muro. Cuando Francesc Gutiérrez lo prueba, aun siendo todo un pilotazo, dice que es un toro loco.

de-tomaso-pantera-gt4-luis-villalba-6

El De Tomaso Pantera GT4 en las carreras

Este Pantera empezó a competir en España a finales de los años 90 con su carrocería en colores rojo y negro, y durante aquella época alternó triunfos en la mayoría de trazados, e incluso compitió en el mítico Alcañiz, donde Luís Villalba recuerda que “aquello sí que eran carreras. Era nuestro Mónaco, y poca broma, porque con este coche lamías los guardarraíles en la parte de abajo a unos 200 km/h con 500 CV bajo el pie”.

de-tomaso-pantera-gt4-luis-villalba
Autor: Juan M. Ingles.

Desde 2001, cuando se proclamó Campeón de España de Clásicos, el coche quedó aparcado en el garaje, hasta que en 2009 fueron invitados (piloto y máquina) a la inauguración del circuito de Motorland, en una carrera para pilotos ligados al circuito aragonés, y en la que el Pantera logró el triunfo.

Su siguiente aparición fue ya en 2014 en el Espíritu de Montjuïc, donde el coche demostró que sigue yendo como un tiro y marcó los mejores tiempos por vuelta, quedando por delante de varios Porsche 911 RSR que compiten en campeonatos FIA. Lamentablemente, en aquella misma carrera Luís tuvo una muy mala experiencia al volante, que dejó al coche de esta guisa:

[av_one_half first av_uid=’av-7lr51o’]de-tomaso-pantera-gt4-luis-villalba-2[/av_one_half]

[av_one_half av_uid=’av-6dfuho’]de-tomaso-pantera-gt4-luis-villalba-7[/av_one_half]

“Se me clavó el cambio a final de recta y me fui contra el muro a unos 230 km/h. Fue un golpe fuerte, pero son cosas que pueden pasar”.

Los siguientes meses se tuvieron que dedicar a reconstruir el maltrecho vehículo, tarea para la cual se tuvo que recurrir a uno de los pocos artesanos de nuestro país que, aunque ya jubilados, siguen siendo especialistas en crear pieza a pieza desde chapa bruta.

de-tomaso-pantera-gt4-luis-villalba-13

Finalmente, en 2015 el coche volvió al Espíritu de Montjuïc totalmente reconstruido… ¡pero rompió la caja de cambios en los primeros entrenos del fin de semana! Demasiada potencia para un cambio que sufre en exceso, y cuya reparación, de nuevo, requiere meses de trabajo.

En 2016 y 2017 Luís Villalba siguió compitiendo en las carreras de clásicos organizadas por V-Line, arrasando en la mayoría de ellas gracias a la tremenda velocidad y paso por curva del coche, y a sus expertas manos. Es destacable su victoria en la Targa Iberia 2016 disputada en Montmeló, uno de sus triunfos más rotundos.

[av_one_half first av_uid=’av-3moodo’]de-tomaso-pantera-gt4-luis-villalba-18[/av_one_half]

[av_one_half av_uid=’av-31ykt8′]de-tomaso-pantera-gt4-luis-villalba-12[/av_one_half]

Para el futuro reciente, Luís nos explica que tiene proyectos muy interesantes a los que deberemos estar atentos. Pero mientras tanto, el apasionante Pantera GT4 seguirá conquistando los circuitos de nuestro país, dejando a su paso un tremendo sonido… y seguro, a muchos chicos de 10 años tan boquiabiertos como ocurrió a un servidor en un lejano 2001. ¡Larga vida a este coche excepcional!

Texto: Sergi Blasco.

Fotografías: Sergi Blasco, Carlos Sanz – Anchoaphoto y Unai Ona. Todas las imágenes son propiedad de sus autores originales. 

Sergi Blasco


Tras años de experiencia como redactor y creativo audiovisual en distintos medios, Sergi se aventuró a crear RetroRacing.es para buscar el lado más personal de las carreras. En este proyecto ejerce como responsable editorial y gestor del equipo de colaboradores y, si le conoces, sabrás que su mayor satisfacción es la de descubrir nuevas historias explicadas por personas excepcionales.

    • Muchas gracias Joan, celebramos que te guste. Efectivamente, tiene un aura que lo convierte en un vehículo muy especial… Un cordial saludo.

      Reply

    • Hola Juan M. gracias por su comentario, ya hemos añadido su nombre a la imagen. Aun así, si prefiere que eliminemos la imagen, solo nos lo tiene que indicar. Esperamos que le haya gustado el reportaje. Un cordial saludo.

      Reply

  • {"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

    Suscríbete a nuestra Newsletter mensual

    >