Coches INGLESES

DeLorean DMC-12


Repasamos la fascinante historia del DeLorean DMC-12, el coche de Regreso al Futuro que se convirtió en todo un icono de los años 80. Incluye galería de fotos de uno de los pocos DeLorean que quedan en España.

Encuentra miniaturas y recambios del Delorean

DeLorean DMC-12, historia y fotos de un icono popular

En esta ficha de coches clásicos, en RetroRacing.es queremos rendir homenaje al DeLorean DMC-12, un automóvil que prácticamente nació maldito y que, tras la caída en desgracia de la marca y de su propio creador, resurgió de manera inesperada gracias a la industria del cine, convirtiéndose en un auténtico icono popular de los años 80 que ha durado hasta nuestros días. De la mano de una de las poquísimas unidades de DeLorean que a día de hoy tenemos en España, ilustramos su fascinante historia.


Y es que la historia que existe detrás del mítico fabricante de automóviles DeLorean es una de las más curiosas que podemos encontrar en las últimas décadas. Confiado en poner en marcha una nueva marca de coches deportivos, John DeLorean creía firmemente en un proyecto que le acabó llevando a la ruina.


John Delorean era un empresario e ingeniero estadounidense que a mediados de los años 70 logró llegar a la vicepresidencia de General Motors, con proyectos tan conocidos y exitosos como el Pontiac GTO, el denominado primer Muscle Car (coches americanos de tamaño medio equipados con grandes motores, que causaron furor entre los coches americanos durante los años 60 y 70).


Pero Delorean tenía en mente algo incluso más novedoso, diseñar un deportivo espectacular y potente a un precio muy económico, y dado que en General Motors no estaban convencidos de esta idea, el genial empresario decidió que era el momento de poner en marcha su propia marca, la DeLorean Motor Company (conocida por las siglas Delorean DMC).

DeLorean DMC-12, un coche de lo más especial


El coche por el cual decidió fundar esta marca se llamaría Delorean DMC-12, donde el 12 significaba que su coste sería de 12.000 dólares (aproximadamente unos 30.000 dólares en la actualidad), un precio fantástico para un coche que estaba previsto que fuera un biplaza deportivo, con motor potente y tracción trasera y muchas peculiaridades que lo harían un vehículo único.


El famoso diseñador italiano Giorgetto Giugiario (creador de muchísimos otros coches icónicos, algunos tan curiosos como el Subaru SVX) dio forma al primer prototipo del DMC-12, que salió a la luz en 1976.


Estaba pensado como un vehículo ambicioso, equipado con puertas de tipo ala de gaviota (inspirado en el mítico Mercedes-Benz 300 SL), un motor rotatorio Wankel que ofreciera cerca de 200 CV, carrocería de acero inoxidable y chasis fabricado con una nueva tecnología llamada Elastic Reservoir Moulding (ERM), una patente que compró DeLorean y que debía permitir aligerar el peso del vehículo manteniendo la rigidez necesaria. Pero todo esto era la teoría.


Mientras el coche seguía siendo diseñado, la DeLorean DMC necesitaba elegir el enclave de su fábrica. El coche estaba totalmente orientado al mercado americano, pero por temas de costes la opción de fabricar en Costa Rica parecía la más adecuada. Pero a última hora Margaret Thatcher, por entonces primera ministra del Reino Unido, propuso una oferta a DeLorean para que el vehículo se fabricase en Belfast (Irlanda del Norte), una zona muy castigada por el paro y la crisis.

historia_delorean_dmc_12_8

Crear el De Lorean, un proyecto cargado de imprevistos


Estaba previsto que la producción del Delorean DMC-12 arrancase en 1979, pero varios imprevistos al mismo tiempo hicieron que hasta 1981 no se iniciase la fabricación.


Para entonces el vehículo ya había sufrido diversas modificaciones respecto al prototipo: los paneles de acero inoxidable se mantenían, pero el chasis sería finalmente de plástico reforzado con fibra de vidrio; el motor rotativo Wankel, muy poco fiable, se cambió por un propulsor fruto de la alianza Peugeot-Renault-Volvo (apodado PRV) V6 que ofrecía unos modestos 130 CV para un coche de más de 1200 kg; y muchas piezas, como bajos y suspensión, tuvieron que estar basadas en el Lotus Esprit.


La idea de John DeLorean se estaba viendo modificada incluso antes de empezar. La intención de venderlo a 12.000 dólares se convirtió en utopía, pues su precio inicial de venta pasó a ser de 25.000 dólares, sin contar el precio de extras como la transmisión automática.


Por suerte el DMC-12 tuvo muy buena acogida al principio, contándose más de 1.000 encargos previos. La producción empezó en enero de 1981 y durante todo aquel año la factoría de Belfast funcionó a buen ritmo, fabricando varios miles de unidades de este modelo.

Pero en 1982 las cosas cambiaron drásticamente. Las deudas derivadas de DMC acechaban a John De Lorean, quien se vio envuelto en un caso de tráfico de drogas. Fue absuelto años más tarde, pero aquel incidente hizo caer en picado la popularidad de DMC, viéndose abocados a declararse en quiebra a finales de 1982.


Aquel año la producción fue de apenas 1.000 vehículos más y los últimos centenares de modelos fueron ensamblados con los restos de stock que quedaron una vez quebró la empresa. La fábrica de Belfast tuvo que cerrar habiendo construido en poco menos de 2 años cerca de 9.000 DMC-12.


El proyecto soñado por John DeLorean se veía truncado justo al inicio, sin posibilidad de diseñar más coches, de ahí que el DMC-12 sea conocido simplemente como “DeLorean”, puesto que fue el único automóvil fabricado por la marca.

historia_delorean_dmc_12_10

Características técnicas del DeLorean DMC-12

Fabricante

DeLorean Motor Company (DMC)

Años de fabricación

1981-1982

Unidades fabricadas

9.000 aprox.

Motor

V6 2.8r litros origen PRV (Peugeot-Renault-Volvo)

Par motor máximo

207 Nm

Potencia

130 CV

Carrocería

Acero inoxidable y chasis fabricado con Elastic Reservoir Moulding (ERM)

Y, de repente… Regreso al Futuro


Parecía que la historia del deportivo había llegado a un final amargo, pero aún quedaba la parte más fascinante, el resurgimiento de la popularidad del Deloran años después gracias a la industria cinematográfica.


Así, en 1985 y ya con DMC desaparecida, la productora Universal Pictures estrenaba en cines la película de ciencia ficción Regreso al Futuro (Back to the Future), algo que no tendría nada de interesante si no fuera porque como máquina del tiempo los productores decidieron usar…sí, ya lo sabéis, un De Lorean.


Aquella película fue un éxito de crítica y público y lanzó como no se consiguió antes la fama de este vehículo, puesto que tenía un papel fundamental en la historia, convirtiéndose en un personaje tan o más carismático que los propios protagonistas.


La película, posteriormente convertida en trilogía, tuvo varios efectos en la marca. John DeLorean no conseguía nada con aquel éxito tardío, pero no por ello dejó de agradecer a los autores de la película el uso de su vehículo para dicha tarea, puesto que a él se supuso una gran satisfacción personal ver cómo se convertía rápidamente en objeto de culto.

historia_delorean_dmc_12_3


Se comenta que el Delorean DMC-12 fue el vehículo elegido para la película al poder albergar sobre el motor todos los elementos del condensador de flujo (traducido erróneamente en España como “condensador de fluzo”), el invento del mítico “Doc” Brown para poder viajar en el tiempo.

El caso es que desde aquel momento el Delorean pasó a formar parte de la cultura popular de varias generaciones, que aún hoy lo aprecian y valoran como lo que es, un “rara avis” dentro del panorama automovilístico.


Más curioso es aún conocer el servicio de postventa que hoy en día existe para este vehículo. Tras la quiebra de DMC las piezas no usadas cambiaron de manos varias veces hasta llegar a “la nueva DMC”. Sí, DeLorean Motor Company sigue existiendo gracias  a que el empresario estadounidense Stephen Wynne adquiriera el nombre original para seguir manteniendo viva la firma.


DMC, ahora establecida en Texas, tiene dos misiones: la primera es ofrecer un servicio a todos aquellos que dispongan de un DeLorean original, arreglando y modificando todo lo necesario; y también fabricar de manera exclusiva nuevas unidades del DMC-12, usando piezas originales y  también algunas de nuevas, añadiendo extras como faros de xenón, un chasis más fuerte y ligero o mejoras electrónicas. Así, se puede adquirir un DeLorean nuevo por unos 57.000 dólares.


Los actuales propietarios de unidades originales del modelo agradecen mucho el resurgimiento de DMC, puesto que pueden acudir a ellos en caso de tener cualquier tema a comentar, aunque enviar el vehículo a Texas queda fuera del alcance de aquellos que no se encuentran en Estados Unidos.

Al volante del DeLorean DMC-12


Las fotos que acompañan este artículo fueron tomadas a una unidad cuyo propietario ofrece la opción de poder alquilar DeLorean para realizar eventos promocionales, rodajes o presentaciones, porque el DeLorean es y seguirá siendo un vehículo muy especial.


Comentábamos con el propietario que el DeLorean, a diferencia de otros coches clásicos, tiene la capacidad de provocar una sonrisa en aquellos que lo ven y recuerdan momentos de su juventud, cuando alucinaban con aquella máquina del tiempo con ruedas.


En este vehículo se circula muy bajo y la posición de sus ocupantes es casi como si estuvieran dentro de un monoplaza. Es un coche noble al que no es demasiado recomendable someter a ciertos esfuerzos, pero lo que le falta en algunos aspectos le sobra en carisma. Abrir sus puertas ala de gaviota, admirar su carrocería de acero inoxidable (el Delorean no está pintado, únicamente cuenta con paneles de acero desnudos) o escuchar el sonido de su motor V6 nos evoca a lo que debió pasar por la cabeza de John DeLorean cuando, por primera vez, vio un directo el coche por el que luchó (y perdió) tanto.


La historia no fue justa con él, pero seguro que si supiera cómo siguen tratando los propietarios actuales a sus vehículos, 30 años después, estaría muy tranquilo. ¡Larga vida al DeLorean!


Texto y fotos: Sergi Blasco. Desde RetroRacing.es agradecemos la predisposición al propietario para realizar el reportaje. Todas las imágenes son propiedad de sus autor. Todos los derechos reservados.

Fotos del DeLorean DMC-12

Exterior

historia_delorean_dmc_12_9
historia_delorean_dmc_12_7
historia_delorean_dmc_12_2
historia_delorean_dmc_12_4

Interior

historia_delorean_dmc_12_6
historia_delorean_dmc_12_5

Categoría:

Etiquetas:

Fichas de coches relacionadas:

No te pierdas nuestros nuevos contenidos

Suscríbete a nuestra newsletter mensual y recíbelos todos en tu correo electrónico.

>