El Circuito de Navarra sigue acogiendo nuevos eventos en su calendario con la firma intención de establecerse como uno de los trazados de referencia del sur de Europa. En este marco, y siguiendo la gran colaboración que mantiene el organizador holandés Creventic con los circuitos españoles y portugueses, el trazado de Los Arcos acogía recientemente la primera edición de las 12 Horas de Navarra, prueba englobada dentro del certamen 24H Series, del que también forman parte las tradicionales 24 Horas de Barcelona.

Y como acompañante a uno de los campeonatos de Resistencia más interesantes del panorama internacional, en el Circuito de Navarra pudimos disfrutar del inicio de temporada del Iberian Historic Endurance, celebrando su primer meeting de 2018.

El Iberian Historic Endurance es un campeonato con raíces portuguesas, nacido para permitir a los gentlemen driver disfrutar de apasionantes carreras en una mezcla perfecta de trazados modernos y otros que son auténticas catedrales del automovilismo.

Aproximadamente dos decenas de coches clásicos se citaron en Navarra para arrancar una temporada que les llevará a visitar el Jarama, Spa-Francorchamps, Jerez, Estoril en dos ocasiones y Portimao. Se trataba pues de la ocasión ideal para que Unai Ona pudiera preparar un reportaje sobre un evento relajado y en un trazado poco regentado por clásicos.

Entre los participantes encontramos un equilibrio entre portugueses y españoles, con la visita también de equipos franceses y británicos.

Los portugueses, contando siempre con la ventaja de unos campeonatos de clásicos que gozan de enorme salud en su país, llegaban a Navarra acompañados de máquinas rápidas y muy bien afinadas en forma de varios Porsche 911, Datsun, Ford Escort o Alfa Romeo GTAm.

Por su parte, los representantes españoles se hicieron acompañar de monturas más modestas aunque bien adaptadas a la resistencia. Los Porsche eran mayoría, presentados por Nou Onze Team y otras escuadras.

Y fue precisamente un modelo salido de Stuttgart el ganador, de manera holgada, de las dos carreras disputadas en tierras navarras. Pedro Bastos y su poderoso Porsche 911 RS 3.0 no dieron opción a sus rivales. De hecho, en tiempos por vuelta solo el Ford Escort RS1600 de Ferreira-Carvalho fue capaz de acercarse al ritmo del 911.

La presencia española en el podio scratch se vio reducida al tercer puesto de Antonio Cubero en la segunda carrera. El vigente vencedor del Campeonato de España de Clásicos, Legend & Youngtimers se acompañó del RS 3.0 de Nou Onze Team para realizar una gran competición.

Otros vehículos como el Merlyn Mk4 o el precioso Ferrari Dino 308 GT4 también tenían ritmo para pelear por las primeras plazas, pero algunos problemas mecánicos limitaron su rendimiento.

Entre las curiosidades presentes en estas carreras del Iberian Historic Endurance, tuvimos el placer de descubrir algunas unidades raramente vistas en nuestro país. De todas ellas, la más especial era sin duda el Matra DJET 5 de Eugenio y Andrea Fernández del Eficar Team.

También pudimos disfrutar de la presencia puntual en pista de los BMW 2002 de Dale Gas, un Lotus 7 venido de tierras francesas o un Porsche 914, otro modelo difícil de ver en competiciones de circuito.

  

Con tranquilidad y mientras se desarrollaba la actividad en pista de las 12 Horas de Navarra, pudimos explorar los boxes y saborear la presencia poco habitual de los clásicos en este trazado. Valoraciones positivas de unos participantes cuyo siguiente objetivo está en tierras castellanas: el Jarama Classic ya les espera.

 

Imágenes del Iberian Historic Endurance:

[Best_Wordpress_Gallery id=»23″ gal_title=»iberian-historic-endurance-navarra-2018″]

 

Texto: Sergi Blasco

Fotografías: Unai Ona. Todas las imágenes son propiedad de su autor. Todos los derechos reservados.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *