30.000 VISITANTES CONSOLIDAN EL ÉXITO DEL ESPÍRITU DE MONTJUÏC

El pasado fin de semana se celebró en el Circuit de Barcelona-Catalunya la cuarta edición del Espíritu de Montjuïc, tres días de intensa actividad en el circuito barcelonés que sirvieron para consolidar este revival del motor único en el sur de Europa, sumando más de 30.000 visitantes atraídos por el amplio abanico de actividades organizadas para revivir la época dorada del automovilismo de la ‘Montaña Mágica’ barcelonesa.

Durante tres jornadas el Circuit experimentó un viaje al pasado donde el paddock transformó por completo su habitual aspecto. Así, los modernos camiones y motorhomes dejaron su espacio a carpas de circo, pistas de autos de choque y karts, un mercadillo de época y un largo etcétera de actividades, incluyendo bailes de salón, exposiciones de clásicos y conciertos.

Pero el Espíritu de Montjuïc son también carreras, por supuesto, y un año más los campeonatos del Masters Historic Racing se dieron cita en Montmeló para su primer evento de la temporada. Así, en un fin de semana espléndido, pudimos disfrutar de carreras de F1 clásicos, Grupo C, GT y Turismos, incluyendo una competición en la que los pilotos amateur españoles fueron los protagonistas. Vamos a repasar a continuación lo ocurrido en las carreras y las mejores y más míticas monturas de las que pudimos disfrutar.

FIA MASTERS HISTORIC FORMULA ONE

Un año más, y ya van cuatro, Montmeló fue el escenario que abría la temporada del mejor campeonato de F1 clásicos, el FIA Masters Historic Formula One. Y para regocijo de los aficionados, en esta ocasión disfrutamos del record de inscritos, con nada menos 31 monoplazas fabricados entre los años 1966 y 1985.

Entre los participantes, destacar un año más la participación del catalán Joaquín Folch a manos de su tradicional Brabham BT49C, dispuesto a ser como siempre uno de los principales candidatos a un título que ya ha logrado en varias ocasiones.

Otros inscritos destacados incluían varios Lotus históricos (72, 76, 77, 95..), Tyrrell, Williams, McLaren, Surtees, Amon, Fittipaldi, Ensign, Hesketh, Trojan, March y una potente escuadra de Arrows. Un auténtico lujo disfrutar del sonido de estas máquinas, completamente diferentes de lo que entendemos por F1 en la actualidad.

Ya hablando de las carreras, el protagonista indiscutible fue el británico Steve Hartley, a los mandos de un impresionante Arrows A4 y que logró la victoria en ambas carreras.

En la prueba del sábado Simon Fish (Ensign N180) y Michael Lyons (Hesketh 308E con una divertida decoración de Penthouse) empezaban comandando la carrera rodando a un ritmo impresionante, pero pasado el ecuador ambos se debían retirar por problemas mecánicos. Esto dejaba la prueba en manos de Hartley y Folch, quien no podía hacer nada para contener los ataques del Arrows A4 que lograría la victoria. El belga Jean-Michel Martin era el tercer clasificado a manos del Fittipaldi F8 amarillo.

Destacar las peleas en la parte trasera del pelotón, donde era curioso disfrutar de adelantamientos de coches de principios de los 70 sobre coches de bien entrados los 80.

En la segunda carrera, disputada en la jornada del domingo, Hartley partía en la pole position y no dio opción a los rivales. El británico se ponía en cabeza tras la salida lanzada y no abandonó la primera plaza ni un instante, logrando además la vuelta rápida (1:46.312). Segundo sería el Fittipaldi F8 de Martin y Folch no podría hacer nada para mejorar una tercera posición final. Dos podios para Folch que dejaban al público con ganas de más.

Quien sí lo pasó bien fue Michael Lyons, quien partiendo desde la última línea de la parrilla por su abandono del sábado remontaba la friolera de 25 puestos, hasta cruzar la meta en una más que meritoria cuarta posición con su Hesketh 308E.

GRUPO C

Si en algún momento del fin de semana el Circuit enmudecía, este era sin duda cuando los impresionantes vehículos Grupo C hacían acto de presencia en la pista. Estos mastodontes del asfalto, diseñados a finales de los años 80 y principios de los 90 para participar en el WEC, 24 Horas de Le Mans e IMSA, son aún a día de hoy auténticas obras de ingeniería que nos logran sacar una sonrisa cada vez que tenemos oportunidad de verles en pista.

Los coches más rápidos del fin de semana nos ofrecieron 2 entretenidas carreras en las que vimos en pista prototipos de Jaguar, Spice, Porsche, Nissan, Mercedes, Chetaah e Intrepid. Entre los inscritos teníamos por primera vez un Peugeot 905, pero por desgracia no llegó a competir en las carreras.

La primera carrera de esta categoría nos dejó la inesperada victoria de Katsu Kubota (Nissan R90CK), quien ante todo pronóstico superaba a Gareth Evans, la auténtica referencia de este campeonato a manos del Mercedes C11 ex – Schumacher.

El piloto japonés exprimió su precioso Nissan para lograr una gran victoria por delante del Mercedes C11 y del Porsche 962 de D’Ansembourg. Varios Spice, Porsche y el Jaguar XJR16 completaban el Top 10 de la prueba.

Ya en la segunda carrera, el Mercedes C11 fue esta vez sí el ganador, en esta ocasión pilotado por Bob Berridge. Le seguía el belga Herve Regout, que con un Porsche 962 llegó a liderar la carrera en los primeros giros. El tercer puesto del podio era para el local Joaquim Folch, con el Nissan R90CK que el japonés Katsu Kubota llevó a la victoria en la primera carrera.

Como siempre, impresionantes imágenes las que nos dejaban los grupo C, por no hablar del sonido atronador que a más de uno nos hizo verdaderos estragos al verles pasar en plena recta de meta.

TROFEO JAVIER DEL ARCO (CLASSIC & LEGEND SERIES)

La gran novedad y acierto de esta edición del Espíritu de Montjuïc fue la celebración del Trofeo Javier del Arco, dedicada a nuestro querido y ya fallecido periodista del mundo del motor y con la intención de rememorar aquellas carreras amateur de Montjuïc donde los pilotos llegaban con su propio coche de calle para competir en el circuito barcelonés.

Formando parte del calendario de las Classic & Legend Series, esta competición fue lo más divertido del fin de semana, tanto por el número de participantes (29), como sobre todo por la variedad de monturas y la presencia mayoritaria de pilotos españoles, algo que se echaba de menos en años anteriores del evento.

¿Qué pudimos ver en pista? Pues un auténtico museo en movimiento para los amantes de los turismos. Empezando por los “invitados” británicos, disfrutamos de nuevo del impresionante y rarísimo Jaguar XJ 12, el mítico turismo británico con motor V12 cuyo sonido es música para nuestros oídos.

También era interesante ver los dos Ford Capri presentes, así como un equipo escocés que trajo tres unidades de Triumph TR7 y TR8. Un Mini Cooper francés también se animó a participar en la prueba.

Y entre los españoles, pues una auténtica delicia disfrutar por fin de un campeonato para coches clásicos en circuito. La presencia de más de 20 vehículos demuestra que sigue existiendo interés entre los pilotos y coches en garaje esperando volver a la competición.

Empezamos por el que para un servidor fue el coche destacado de todo el fin de semana, nada menos que un DeTomaso Pantera GT4 pilotado por Luís Villalba, una unidad mantenida en Cataluña y que Villalba reestrenaba en Montmeló tras varios años parada.

Para mí se trata de uno de los vehículos más espectaculares jamás fabricados, y en España solo recuerdo haber visto rodar uno hace más de 10 años en el extinto Campeonato de España de Históricos.

Otro modelo imprescindible y que levantó gran expectación era el BMW M3 de Manuel Hermida, con decoración DTM y muy rápido.

Más modelos destacados eran en Corvette C1 de Walter Ankii, el Porsche 968 blanco de Zorrilla, el Lola T492 de Beltrán, el BMW 2002 de Millán o un curioso Ford Sierra Cosworth de Miranda.

A estos vehículos se sumaba un nutrido grupo de vehículos con mucha menor preparación, apenas de calle con algunas modificaciones, todos ellos de pilotos amateur.

Así, contábamos con varios Porsche 911 (pasando por uno con decoración Almeras que parece que no estaba demasiado preparado para competir en circuito), Golf MkII, Escort MKI, Porsche 924, Garbí GT2000 e incluso un R5 GT Turbo, cuyo propietario condujo desde Logroño con apenas un juego de neumáticos de competición en el maletero, para competir y volver a casa. ¡Ese es el auténtico espíritu de la competición amateur!

Tras tanta explicación, aunque creo que la ocasión lo merecía, pasamos a las carreras. Desde el primer momento Villalba con su Pantera y Mark Bates con el Porsche 911 RSR amarillo demostraron que serían los únicos capaces de luchar por las victorias en las dos carreras a celebrarse.

En la primera carrera Villalba partía con la pole e inició la competición como un trueno, demostrando el potencial de su impresionante montura, desconocida para la mayoría de los asistentes. Pero todo se iría al traste cuando tras su sexto paso por la línea de meta Villalba se salía de pista al final de la recta principal, destrozando el frontal del vehículo y poniendo lógicamente punto y final al fin de semana. Esperemos que se pueda reconstruir la unidad, porque tras los esfuerzos para poner en pista un coche así, no sería justo que todo acabase tan rápido.

El prematuro adiós del Pantera sirvió en bandeja la primera plaza al británico Mark Bates, que también se anotó la victoria en la segunda carrera. Segundo en ambas carreras fue Hermida con su BMW M3, mientras que las terceras plazas se las repartieron Paul Pochciol (Jaguar XJ12) y Tom Pochciol (Ford Capri). Luís López (Porsche 911) fue el segundo clasificado entre los españoles en las dos carreras.

Ambas carreras estuvieron llenas de grandes batallas entre todos los vehículos, llegando a ver imágenes curiosas como el Mini Cooper adelantando a Porsche 911 en plena recta principal. Por no hablar de buenos adelantamientos entre los GTI, Garbí, BMW, etc.

De nuevo, todo un orgullo que en España volvamos a contar con un verdadero campeonato de circuitos para clásicos.

FIA MASTERS HISTORIC SPORTS CARS

El FIA Historic Sports Car Championship disputó su primera carrera del año bajo una gran expectación entre los asistentes al Espíritu de Montjuïc al reunir a una veintena de prototipos y GT’s construidos entre 1962 y 1974. Este campeonato reúne modelos tan admirados por los aficionados como Ford GT40 (incluyendo una unidad del modelo descapotable que fue protagonista en la edición 2013 del evento), Lola T70, McLaren M1B, Chevron B16, Porsche 911 o Abarth Osella.

Si contemplarlos en parrilla representaba ya de por sí un placer, verlos en acción y escuchar sus rudos motores fue un verdadero privilegio que nos evocó a las décadas de los 60 y 70.

El triunfo en la carrera de 1 hora fue un año más para el griego Leo Voyazides y el británico Simon Hadfield, con un Lola T70 MK38 que año tras año sigue arrasando en Montmeló.

A su rebufo en los primeros compases, rodaba otro Lola T70 MK38 del brasileño Carlos Monteverde y el británico Gary Pearson, hasta que debían abandonar con problemas mecánicos. Esa segunda plaza pasaba entonces a manos del McLaren M1B de los británicos Beaumont y Greensall, hasta que en la vuelta 7 sufrían una salida de pista que les alejaba de toda opción de podio.

Los grandes beneficiados del ajetreado inicio eran Wright/Wolf quienes se instalaban en la segunda posición con otro Lola T70, con una cómoda ventaja sobre el Lola T212 del estadounidense Charles Nearburg, tercero absoluto.

El ritmo de Voyazides/Hadfield era tal que lograron doblar a todos los participantes excepto al segundo clasificado. En la mitad del pelotón era donde encontramos varias divertidas batallas entre los Chevron que cerraban el Top 10.

Destacar por supuesto la participación de un más que precioso McLaren M1B de color naranja tal y como fue concebido por Bruce McLaren. Impresionante montura que, aunque muy lenta comparado a sus rivales, levantaba admiración a su paso.

GENTLEMEN DRIVERS

El programa de competición del Espíritu de Montjuïc comprendía también este campeonato, destinado a los legendarios coches de Gran Turismo anteriores a 1966, entre los que podíamos encontrar unidades de AC Cobra, Jaguar E-Type y Aston Martin DP214, por citar algunos exponentes significativos.

Como era de prever, la victoria final fue una vez más para el Cobra de Voyazides/Hadfield, que con su potente motor V8 y un gran pilotaje se mostró intratable en pista, en una carrera con 14 participantes.

Tras 90 minutos de competición el Cobra llegaba con 1’31” de ventaja sobre los segundos clasificados, el brasileño Carlos Monteverde y el británico Gary Pearson (Jaguar E-Type). Los británicos Edward Boot y Danny O’Conel, con un precioso TVR Griffith verde que a mí personalmente me dejó impresionado (no conocía el modelo y me pareció impresionante), completaban el podio después de resarcirse de una temprana e inesperada parada a boxes.

Lotus Elan, Morgan Plus 4, Austin Healey 3000, Aston Martin DP214 y Porsche 911 cerraban la clasificación de la prueba.

MASTERS PRE-66 TOURING CARS

La intensa e incesante actividad en pista del Espíritu de Montjuic quedaba complementada con la disputa de la carrera reservada a los turismos anteriores a 1966, la Masters Pre-66 Touring Cars, que suele enfrentar los grandes coupé V8 americanos Ford Falcon a los Ford Lotus Cortina y Austin Mini, en una batalla de prestaciones contra paso por curva.

Pero aquí, al igual que en la pasada edición y logrando su tercera victoria del día, la victoria era para el Falcon de la pareja formada por Leo Voyazides y Simon Hadfield, que de nuevo se demostraban como los auténticos protagonistas del fin de semana.

Los autores de la pole position Mike Gardiner y Phil Ken, con el otro Falcon, eran segundos y eran los únicos en no ser doblados por los ganadores. Completaba el podio el primer Ford Lotus Cortina, el de Wilson/Wolfe. Como siempre, muy divertido ver tanto a los Cortina como a los Mini trazando con el pedal a fondo, intentando restar décimas a los potentes pero bruscos vehículos americanos.

En el apartado destinado a los Austin Mini Cooper S, el triunfo era para Ron Maydon y Robert Hol, sextos absolutos.

ANIMACIONES

Para acabar, y complementando el extenso programa de competiciones programadas, el Espíritu de Montjuïc fue una vez más escenario de grandes exhibiciones de clásicos. En esta edición se celebraban tres aniversarios, el centenario de Maserati, los 50 años de McLaren y el 30 aniversario del Seat Ibiza, que se escenificaron con varios desfiles sobre el trazado.

Entre los varios Maserati presentes destacó por encima de todos un impresionante 250F de Paco Godia, y entre los Ibiza, Seat vació su mítica Nave A122 y desplazó a Montmeló modelos de todas las generaciones, incluyendo la primera unidad fabricada, varios Ibiza de competición (Bimotor, 2 fases del Kit Car, etc.) y prototipos como el curioso Ibiza Cabrio o el Vaillante Edition. La mejor manera de conmemorar los 30 años del vehículo español más exitoso de la historia.

Y con ellos acabamos este resumen de la cuarta edición del Espíritu de Montjuïc, ya consolidado como un evento al que todo buen aficionado al mundo del motor debería acudir. Gran ambiente, actividades para toda la familia, precios económicos y la oportunidad de ver en pista máquinas de competición única deberían ser un aliciente suficiente para veros a todos en la edición 2015, que se celebrará a mediados de abril y que celebrará los 5 primeros años del mejor evento revival del mundo del motor del sur de Europa. ¡Allí nos veremos!

Artículo publicado originalmente en forocompeticion.comTodas las imágenes son propiedad de su autor. Todos los derechos reservados.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *