Coches AMERICANOS

Ford Model T


Analizamos un clásico absoluto. El Ford Model T fue el primer coche producido en masa en una línea de montaje.

Encuentra miniaturas y recambios de este coche

Ford Model T, el primer coche producido en masa

Antes de que apareciera el Volkswagen Beetle, el Model T de Ford podría describirse en una frase: era el automóvil más vendido del mundo. Entre 1908, cuando comenzó la producción en Highland Park en Detroit, hasta 1927 cuando se construyó el último, se vendieron algo más de 15 millones de unidades en todo el mundo. 


El coche, que comenzó bastante modestamente con 10,000 unidades en 1909, llegó a dominar el mercado estadounidense con algo más de dos millones de ventas en 1923. También se ensambló en varias plantas de Ford en el extranjero, especialmente en Trafford Park, Manchester, y en España.


Con el tiempo se vio que el Model T tenía dos problemas básicos: en casi todos los aspectos no fue mejorado entre 1908 y 1927, y Henry Ford se aferró a él durante demasiado tiempo, antes de reemplazarlo por el Ford A.


Aunque el T no fue el primer Ford que se puso en producción (ese fue el Model A original), sí fue el primer Ford de producción en masa. De hecho, fue realmente el primer automóvil producido en masa del mundo y, a pesar de sus dificultades mecánicas, las instalaciones y las técnicas de producción desarrolladas para ensamblarlo de manera muy fácil y rápida eran avanzadas y modernas.


Ford indudablemente 'inventó' la línea de producción móvil, donde los automóviles se trasladaban de una estación de ensamblaje específica a la siguiente. La teoría de Henry Ford era que la gran masa del pueblo estadounidense quería un transporte confiable y básico, no necesariamente con un estilo moderno y equipos mecánicos complejos, y con el Ford T se propuso darles esto. Al desarrollar la red de servicio de Ford en todo el mundo y al hacer que el T fuera muy sencillo de desmontar y reparar, mantuvo todo el concepto lo más barato posible. El hecho de que no fuera tan fiable ni tan simple como otros coches no supuso ningún obstáculo.


El chasis no era rígido en absoluto; era muy simple y tenía la más rudimentaria suspensión de hojas transversales. Las carrocerías, cada vez con más variaciones disponibles a lo largo de los años, eran ligeras y también simples. Pasó mucho tiempo antes de que la protección contra el clima y los chasis cerrados se convirtieran en la norma para los clientes de Ford.


El motor también era básico. De casi 2,9 litros, sin embargo, tenía un colector muy poco desarrollado y producía unos 20 CV. La única complicación mecánica real estaba en la transmisión, que tenía dos marchas hacia adelante y una hacia atrás, que dependía en gran medida del engranaje epicíclico. No solo eso, sino que el pedal del embrague era realmente un pedal de cambio de marchas. En su posición media, sostenida aplicando el freno de mano, la transmisión estaba en neutral; cuando se presionaba hacia abajo, se activaba la marcha baja epicíclica y cuando se soltaba por completo, se usaba la marcha superior de transmisión directa. No había pedal del acelerador de pie, y los cambios de velocidad del motor se efectuaban mediante palancas manuales debajo del volante, que controlaban la apertura del acelerador y el avance de la chispa.


Además de la reputación de los T por sus bajos costes de operación, Henry Ford tenía una afinidad por reducir regularmente los precios de venta. El turismo de cinco asientos costaba $ 850 en 1909 y $ 950 en 1910, pero a partir de entonces comenzó la reducción de precios. Al mecanizar más y más el proceso de producción, Ford pudo reducir el precio de ese mismo automóvil a $ 360 en 1916. En Gran Bretaña, por ejemplo, donde el Ford T tenía un motor más grande que muchos automóviles era también, de largo, el automóvil más barato del mercado.


Las ventas comenzaron a caer después del año récord de 1923 y para cuando se suspendió su fabricación en 1927, el T estaba en sus últimas etapas. No solo la oposición había avanzado demasiado técnicamente, sino que sus coches ya eran fiables, baratos e inteligentes.

Características técnicas del Ford Model T

Fabricante

Ford

Años de fabricación

1908 - 1927

Unidades fabricadas

15,007,033

Motor

4 cilindros

Transmisión

Transmisión epicíclica

Potencia

20 CV

Chasis

Chasis de acero separado muy simple, con miembros laterales de sección de canal y arriostramiento transversal mínimo. 

Motor

Cuatro cilindros, en línea, en bloque / cárter de hierro fundido de tres rodamientos. 


Diámetro y carrera: 95.2mm por 101.6mm, 2,896cc


Culata de hierro fundido. 


Dos válvulas laterales por cilindro, operadas directamente por el árbol de levas en el bloque de cilindros. 


Carburador Holley o Kingston.


Potencia máxima:  20 CV aprox.

coches ford de segunda mano

La mejor selección de coches clásicos está en Catawiki

Transmisión

Transmisión epicíclica, dos velocidades de avance y retroceso.


Chasis

Chasis de acero separado muy simple, con miembros laterales de sección de canal y arriostramiento transversal mínimo. Viga forjada del eje delantero.


Suspensión delantera y trasera por ballestas transversales.


Sin amortiguadores.


Freno de mano conectado mecánicamente a los tambores en las ruedas traseras. 


Ruedas de 30 pulgadas. 


Dimensiones

Distancia entre ejes: 254 cm

Longitud total: 345 cm

Peso en vacío: 658 kg.

Fotos del Ford Model T

Exterior

ford_model_t_lateral
ford_model_t_fabrica

Interior

ford_model_t_interior

Categoría:

Etiquetas:

Fichas de coches relacionadas:

No te pierdas nuestros nuevos contenidos

Suscríbete a nuestra newsletter mensual y recíbelos todos en tu correo electrónico.

>