Coches Japoneses

Honda NSX


A pesar de ser un coche a la altura de Ferrari, el Honda NSX nunca tuvo la repercusión que merecía. Analizamos este gran deportivo japonés.

Fotos del Honda NSX

Exterior

Honda NSX
Honda NSX

Interior

Honda NSX

Miniaturas del Honda NSX

El coche que quería competir con Ferrari

En el momento más álgido del boom económico de los 80, cuando todo parecía posible para los fabricantes de coches japoneses, Honda decidió enfrentarse a Ferrari en su propio terreno. Habiendo estudiado el último de los 328GTB, Honda decidió que podía hacerlo mejor, y decidió desarrollar el nuevo NSX de motor central. 


Junto con la mayoría de los demás supercoches de la época, la distribución general del NSX era convencional: era biplaza, el motor estaba detrás de los asientos, tenía una suspensión totalmente independiente y las principales tomas de aire del compartimento del motor estaban en los flancos. Aunque Honda, al ser Honda, siguió su propio camino. En lugar de un chasis separado con tubos de acero, había un monocasco de aluminio cuidadosamente detallado, lo que aseguraba que el NSX fuera mucho más ligero - algunas estimaciones citaban 136 kg - que si hubiera sido fabricado en acero prensado.


El motor, que tenía un aspecto y un sonido sensacional, era el ya conocido V6 de aluminio, cuyos antepasados de menor capacidad ya habían sido vistos en coches como el Honda Legend y las berlinas ejecutivas Rover 827. Montado transversalmente (al estilo Ferrari 308/328) impulsaba las ruedas traseras a través de una transmisión de cinco velocidades.


Comparado con un Ferrari, el NSX era diferente en muchos aspectos. Los puristas (es decir, los "fanáticos de Ferrari") sugerían que Honda no había desarrollado toda el alma y toda la pasión del coche. Incluso si esto hubiera sido cierto, la compensación era que Honda sí había diseñado un coche fiable y confortable, con un habitáculo fácil de conducir con buena ventilación y el tipo de manejo a prueba de fallos que hacía que cada conductor se sintiera como Ayrton Senna.


¿Senna? De hecho, el gran as del volante brasileño, que fue contratado por McLaren-Honda en ese momento, condujo el coche en todas las etapas de su desarrollo.


El estilo de diseño era suave en lugar de agresivo, fruto de las horas de análisis en el túnel de viento de Honda. El resultado era una forma sutilmente redondeada que no necesitaba alerones llamativos para proporcionar estabilidad, aunque se proporcionó una sección de ala transversal para hacer que el aspecto trasero pareciera más adecuado para el trabajo en cuestión.


Estructural y funcionalmente, el NSX casi nunca se equivocó, y luchó constantemente para dejar su huella. Aunque no había nada, absolutamente nada, malo con su ingeniería, su comportamiento o su rendimiento (Honda afirmaba una velocidad máxima de 268 km/h aunque esto raramente se entregaba en los coches de producción) Honda tenía un solo y central problema: que su coche no era un Ferrari. Ni siquiera en los EE.UU., donde el cinismo sobre la fiabilidad de Ferrari estaba en boca de todos, las ventas podían resistirse a las de los italianos. Las ventas en el Reino Unido fueron abismalmente pequeñas, una vez más, totalmente sin justificación.


Honda perseveró - una pérdida de prestigio hubiera sido impensable - añadiendo un tipo de "techo Targa" en la década de 1990, y una versión de 290 CV/3,2 litros con una transmisión de seis velocidades a partir de 1997, aunque no hubo cambios en el estilo largo, bajo y elegante. 

Características técnicas del Honda NSX

Fabricante

Honda

Años de fabricación

1990 - 2005

Unidades fabricadas

-

Motor

6 cilindros / 24 válvulas

Transmisión

Tracción trasera, embrague de diafragma de placa seca simple y caja de cambios manual de cinco velocidades totalmente sincronizada

Potencia

274 CV a 7.000rpm

Chasis

Unidad de carrocería y chasis de aleación de aluminio prensado y fabricado de forma unitaria.

Motor del Honda NSX

Seis cilindros, en formación de 90 grados, en un bloque de cilindros de aleación ligera con cuatro rodamientos principales. 


Diámetro y carrera: 90 x 78mm, 2.977cc. 


Cuatro válvulas por cilindro, en "V" estrecha, accionadas por dos árboles de levas en cabeza y balancines intermedios. 


Inyección electrónica de combustible PGM-Fl/Honda.


Potencia máxima 274 CV a 7.000rpm.

Transmisión

Tracción trasera, embrague de diafragma de placa seca simple y caja de cambios manual de cinco velocidades totalmente sincronizada, todo en una unidad con motor central transversal.


Transmisión automática de cuatro velocidades opcional.

Chasis

Unidad de carrocería y chasis de aleación de aluminio prensado y fabricado de forma unitaria.


Suspensión delantera independiente por muelles helicoidales, trapecios, amortiguadores telescópicos, barra estabilizadora. 


Suspensión trasera independiente por muelles helicoidales, trapecios, amortiguadores telescópicos y barra estabilizadora.


Dirección de piñón y cremallera, asistencia eléctrica en los modelos de transmisión automática.


Frenos de disco en las cuatro ruedas, con instalación antibloqueo Honda ALB.


Llantas de aleación de fundición, 15 en la parte delantera, 16 en la parte trasera, 205/50-15 en la parte delantera y 225/50-16 en la parte trasera.

Dimensiones del Honda NSX

Distancia entre ejes: 253 cm

Eje delantero: 151 cm

Eje trasero: 153 cm

Longitud total: 440.5 cm 

Peso sin carga: 1.370kg.


Categoría:

Etiquetas:

Fichas de coches relacionadas:

No te pierdas nuestros nuevos contenidos

Suscríbete a nuestra newsletter mensual y recíbelos todos en tu correo electrónico.

>