Coches italianos

Lamborghini Diablo


Analizamos el coche que revolucionó el mundo de los deportivos en 1990 y que dejó en la cuneta a Ferrari y Maserati en cuanto a potencia y agresividad estética.

Fotos del Lamborghini Diablo

Exterior

Interior

Miniaturas del Lamborghini Diablo

Lamborghini Diablo

Lamborghini ya había revolucionado el mundo de los Supercoches (Ferrari y Maserati eran los dueños de ese segmento hasta entonces) a mediados de los 60 con el lanzamiento del Miura con motor central. Lo volvió a lograr a principios de los 70 con el Countach, y luego dio un tercer golpe entrando en una dimensión completamente nueva en 1990 con la introducción del Diablo, el coche que nos ocupa.


No era simplemente el hecho de que el Diablo fuera un coche poderoso, con un estilo tan "malvado" y tan "especial". También se planteó el desafío de "vencer por potencia" a Ferrari. Pero lo que debió de preocupar aún más a Ferrari fue que Lamborghini estaba ahora controlado por Chrysler desde EE.UU., así que el músculo técnico y financiero detrás de la nueva empresa estaba asegurado.


Al igual que sus predecesores, el Diablo era una bestia con motor central, y su diseño había pasado por las capaces manos de Marcello Gandini, que ya había dado forma a los modelos Miura y Countach. Al igual que el Countach, el Diablo se basaba en una disposición de chasis multitubular (esta vez, sin embargo, en forma de tubo cuadrado en lugar de redondo), con el potente motor V12 montado longitudinalmente detrás de la cabina de dos asientos. Al igual que el Countach, la caja de cambios de cinco velocidades estaba delante del motor (entre los asientos), y el transeje detrás de él, estando ambos perfectamente unidos por un eje de transmisión final. En cuanto al motor: V12, cuatro árboles de levas en cabeza y cuatro válvulas por cilindro, 5,7 litros y unos colosales casi 500 CV.


Su aspecto era particular. Venía con puertas de tijera que se abrían hacia delante y hacia arriba, al estilo de los insectos coleópteros, en lugar de hacia fuera. A su vez, poseía un morro bajo, tomas de aire extrovertidas en los flancos, y neumáticos traseros mucho más anchos. Todo ello contaba una historia, respaldada por los increíbles sonidos del V12 y una velocidad máxima de más de 321 km/h.


Si ya era un coche emocionante de conducir en su versión de tracción trasera, el Diablo era aún más impresionante en su versión de tracción a las cuatro ruedas VT, con un paquete que ni siquiera el Testarossa de Ferrari podía ofrecer.


Lamborghini, sin embargo, siempre tuvo que trabajar duro para mantener su imagen, especialmente cuando la determinación de Chrysler se debilitó a principios de los 90, y antes de que VW-Audi llegara a ofrecer estabilidad financiera de nuevo a finales de los 90. La necesidad de impresionar quizás explica por qué más tarde Diablos tuvo motores de 6,0 litros con hasta 550 CV, por qué se ofreció finalmente una versión descapotable y por qué se lanzaron coches de GT2 de competición con nada menos que 630 CV, que era más que cualquier otro coche de su momento.


A lo largo de este proceso, el estilo permaneció básicamente inalterado, y es un tributo a la experiencia de Gandini: un Diablo es estable incluso cuando las velocidades se acercan a los 320 Km/h. El hecho de que siguiera en producción en el año 2000, a un ritmo de más de 200 coches al año, demostraba que el concepto siempre había sido correcto, y que VW-Audi iba a tener grandes dificultades para proporcionar un sucesor digno.

Características técnicas del Lamborghini Diablo

Fabricante

Lamborghini

Años de fabricación

1990 - 2001

Unidades fabricadas

3.000 aprox.

Motor

12 cilindros // 48 válvulas

Transmisión

Tracción trasera (también disponible en versión de tracción a las cuatro ruedas)

Potencia

492 CV aprox. a 7.000rpm. 

Chasis

Chasis multitubular separado y chasis de acero reforzado, coronado por una carrocería de aleación ligera de dos plazas

Motor

Doce cilindros, en formación de 60 grados, en un bloque de cilindros/caja de cambios de aleación fundida de siete cojinetes. 


Diámetro y carrera: 87 x 80 mm, 5.729 cc. 


Cuatro válvulas por cilindro, en V de ángulo estrecho, accionadas por dos árboles de levas en cabeza y taqués de tipo cubo invertido. 


Potencia máxima de 492 CV aprox. a 7.000rpm. 


Transmisión

Tracción trasera (también disponible en versión de tracción a las cuatro ruedas Diablo VT), embrague de diafragma y caja de cambios manual de cinco velocidades totalmente sincronizada, todo ello en una unidad con motor montado en el centro.


Chasis

Chasis multitubular separado y chasis de acero reforzado, coronado por una carrocería de aleación ligera de dos plazas. 


Suspensión delantera independiente por muelles helicoidales, trapecios, amortiguadores telescópicos, barra estabilizadora. 


Suspensión trasera independiente por muelles helicoidales, trapecios, amortiguadores telescópicos, barra estabilizadora. 


Dirección de piñón y cremallera, sin asistencia eléctrica. 


Frenos de disco en las cuatro ruedas, con asistencia de vacío-servo.


Llantas de aleación de fundición de 17 pulgadas, neumáticos 245/40-17 pulgadas (delanteros) y 335/35-17 pulgadas (traseros).

Dimensiones

Distancia entre ejes 8 pies: 265 cm
Eje delantero: 154 cm

Eje trasero: 164 cm

Longitud total: 446 cm

Peso sin carga: 1,576 kg

Categoría:

Etiquetas:

Fichas de coches relacionadas:

Horch Type 850
Bugatti Type 41 Royale, el coche más grande de los 20
Ford V8 1930s, los primeros Ford potentes
Jaguar E-Type, el más refinado de los 50
AC Ace, un deportivo inglés con inspiración Ferrari
Ford Sierra RS Cosworth, la todopoderosa berlina de los 80
Alfa Romeo SZ, el Alfa más rompedor de los 80
TVR Griffith, el deportivo británico más elegante
Maserati 3500 GTi Sebring: el primer coche de producción Maserati

¿Ya conoces nuestro canal de Youtube?

Te espera un nuevo vídeo cada 15 días.

>