La 19ª edición de las 24 Horas de Barcelona – Trofeo Fermí Vélez acercaba un año más al Circuit de Barcelona-Catalunya la magia de la resistencia, y lo hacía regresando a los orígenes, con una carrera exclusiva para turismos y vehículos derivados de serie.

40 equipos de 14 nacionalidades distintas formaban la parrilla de salida de la cuarta y penúltima carrera de la temporada de las 24H Touring Car Endurance Series, un campeonato que es parte de las 24H Series organizadas por Creventic. Así que en esta ocasión, en lugar de compartir protagonismo con los vehículos GT3 como ha ocurrido desde 2011 a 2016, los turismos y GT4 serían los únicos protagonistas de una carrera espectacular.

Porque dada la igualdad de ritmo y potencia entre la mayoría de vehículos, la batalla por la victoria se basaría en la consistencia y en mantenerse alejados de incidentes y problemas mecánicos, pues las diferencias se anticipaban mínimas entre los 10 o 15 vehículos de cabeza.

De los 40 participantes, la mitad de estos correspondían a vehículos con especificaciones TCR, el reglamento de turismos más de moda, que permite disponer de automóviles turboalimentados de 1.6 o 2.0 litros relativamente asequibles y desarrollados por los fabricantes.

Con más de una docena de inscritos, los Seat León TCR eran el vehículo teóricamente a batir, aunque con el permiso de los más nuevos Audi RS3 LMS TCR y de los automóviles GT4, más potentes pero menos preparados, al ser derivados de serie. El Balance of Performance es crucial en este campeonato en pos de la igualdad.

4 equipos españoles se citaron en esta carrera, con otras dos escuadras con participación de pilotos de casa.

La carrera arrancaba puntualmente a las 12 del mediodía del sábado, con mucha expectación entre el público por ver si el Ginetta G55 GT4 del NM Racing Team podría mantener el liderato tras haber marcado una pole position estratosférica en entrenamientos.

El NM Racing Team es la escudería fundada hace unos años por el barcelonés Nil Montserrat, piloto que militó en la academia de Joves Pilots del RACC y el Circuit de Catalunya, y que tras pasar por la F3, las World Series y las Le Mans Series, nunca logró alcanzar un volante del nivel que merecía y empezó a dedicarse a tareas de coaching.

Actualmente Nil comparte el volante del Ginetta con Nikolay Dmitriev en el CER, pero este año quería dar un paso más y juntar un equipo de pilotos muy jóvenes y rápidos para formarles en la resistencia.

La escuadra estaba así formada por los propios Nil Montserrat (27 años) y Nikolay Dmitriev, además de Iván Pareras, Maxime Guillemat y Marc de Fulgencio, atesorando el equipo una impresionante media de edad de… ¡19 años!

Lo que muy pocos podían esperar tras su impresionante tiempo de clasificación y una primera hora de carrera titubeante, era que su ritmo sería el perfecto en todo momento, sin cometer un solo error durante toda la carrera para acabar alzándose como el equipo vencedor de la prueba, con un Nil Montserrat pilotando en stints puntuales, como el que le llevó a marcar la vuelta rápida de la carrera a las 2 de la madrugada.

El NM Racing Team fue protagonista absoluto de las 24 Horas de Barcelona 2017 y, sin duda, digno merecedor del triunfo, devolviendo a nuestro país la victoria de una carrera que se resistía a los equipos españoles desde el año 2009.

Otro equipo al que le fueron muy bien las cosas en Montmeló fue el Monlau Competición, escuadra formada por estudiantes de mecánica de la escuela de competición, y que llegaba al Circuit como líder de la categoría TCR de las 24H TCE, tras sendas victorias en las 12 Horas de Magny-Cours y las 24 Horas de Misano.

Jürgen Smet, José Manuel Pérez-Aicart, Alba Cano y Álvaro Bajo realizaron una carrera rápida y exenta de problemas, coqueteando siempre con las plazas de podio, para finalizar en tercera posición final, a solo una vuelta de los ganadores absolutos y quedando por detrás del Team Bleekemolen, también con un Seat León y vencedores de la clase TCR. Aún así, los chicos de Monlau llegarán a la última carrera de la temporada, las 12 Horas de Spa-Francorchamps, con muchas opciones de llevarse el título. ¡Mucha suerte para ellos!

El otro Seat León TCR que es ya todo un veterano de la prueba es el puesto en pista por el equipo Baporo – KH7, siempre comandado por Francesc Gutiérrez y Laia Sanz, además de Jaime Font y Joan Vinyes. Las opciones de victoria eran claras para una escuadra muy bien preparada y tremendamente experimentada, con un Gutiérrez que es el único piloto que no se ha perdido ninguna edición de las 19 celebradas.

Lamentablemente, el propio Gutiérrez sufrió un fuerte accidente a final de recta durante la madrugada, cuando rodaban en posiciones de podio, causando grandes daños a un coche que no pudo volver a pista hasta 4 horas después, aunque resistiendo y finalizando en 22ª posición.

Una suerte similar corrió el Audi RS3 LMS del Speed Factory Racing, el equipo formado por Jesús Fuster, Miguel Abello, Jaime Fuster, Mirko van Oostrum y Michael Vergers, que tras un arranque de carrera muy prometedor, sufrió una salida de pista y posteriormente varios problemas mecánicos, apeándose de cualquier lucha por la general y finalizando la carrera en 24ª posición y a más de 100 vueltas de los ganadores.

Otros dos equipos extranjeros contaban con presencia de pilotos españoles. Es el caso del Porsche Cayman GT4 Clubsport del equipo belga Speed Lover, en el que estaban inscritos dos veteranos de nuestros circuitos como son Jesús Díez-Villarroel y José Manuel de los Milagros. Con un coche perfectamente capaz de pelear por la victoria, de nuevo problemas mecánicos les privaron de finalizar la prueba.

La participación española la cerraban Fortià Parés y Eduard Lázaro, ambos pilotando un Renault Clio Cup del Adlers Motorsport, que acabaron segundos en la categoría A2.

El nivel de competitividad de la prueba fue sin duda muy alto, como demuestra el hecho que los tres primeros clasificados acabaron separados por una sola vuelta de distancia.

Muchas escuadras sufrieron los rigores de una prueba siempre muy complicada, viendo la bandera de cuadros final 31 de los 40 coches que tomaron la salida.

Esta edición ha sido diferente, tras unos años en los que los GT3 daban un soberbio espectáculo y aupaban la lista de inscritos hasta más allá de los 60 coches, pero la organización puede estar orgullosa del gran nivel de los participantes.

Solo hacía falta pasear por boxes para ver como todos los equipos mostraban su máxima profesionalidad, aún siendo este un campeonato de marcado carácter amateur y semiprofesional, en el que los pilotos adolescentes se mezclan con gentlemen drivers y pilotos de nivel internacional.

La alegría era evidente en la ceremonia de podio, donde los chicos del NM Racing Team celebraron por todo lo alto una victoria tan merecida como inesperada, dado que en el caso de todos ellos se trataba de su primera aventura en el difícil mundo de la resistencia.

Todas las imágenes son propiedad de su autor. Todos los derechos reservados. Para más información, podéis rellenar nuestro formulario de contacto.

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *