Pilotos

Muertes en Formula 1: los 10 héroes menos recordados

 mayo 5, 2017

Por  Gorgias

Deambulando por internet encontré un artículo que me gustó mucho, a pesar de ser un tanto triste… Hablaba sobre muertes en la Formula 1. Por supuesto, todos conocemos y podríamos decir de carrerilla el nombre de grandes campeones que fallecieron disputando alguna carrera… pero también hubo muchos más que no llegaron a lograr los éxitos soñados, y sin embargo, dieron la vida por sus ilusiones. Y ahí esta la diferencia, que ninguno de ellos eran ídolos, si no todo lo contrario. Pero no adelanto acontecimientos.

El texto original lo encontré en Infomotores.com.ar, que hoy en día ha desaparecido. El artículo lo he cambiado bastante respecto al original, ya que lo he reescrito casi en su totalidad, he corregido fallos y he completado el artículo con fotografías y con más información. Que sirva de humilde homenaje a estos olvidados pilotos. Pero ya vale de rollos.

Introducción: no solo mueren los grandes campeones

Que el deporte del automovilismo es arriesgado y peligroso no es nada nuevo. Tampoco es nuevo que es un deporte que a lo largo de los años se ha llevado por delante la vida de muchos pilotos llenos de talento e ilusiones por lograr el mayor reconocimiento posible: el título de Campeón Mundial de Fórmula 1. Algunos llegaron a conseguirlo, y lograron antes de su muerte conocer las mieles del triunfo y del éxito… su cuerpo murió, pero no su recuerdo.

Son pilotos como Ayrton Senna, Jim Clark, Gilles Villeneuve (que sin ser campeón, se hizo mito), Alberto Ascari, Jochen Rindt (el primer y único campeón a título póstumo), Wolfgang von Trips (otro gran no campeón)… los circuitos del mundo están llenos de curvas a su memoria, las revistas y libros llenos de artículos conmemorativos o nostálgicos contando sus batallas sin par sobre las pistas más importantes del mundo, los recuerdos de los aficionados que los vieron correr llenos de imágenes de leyenda, la imaginación de los que llegaron tarde a su época disparada endiosando sus hazañas, lamentando no haber podido verles correr en directo y tener que conformarse con fotos y videos (en el mejor de los casos). Pero otros muchos, la mayoría, no lograron nada de eso.

Debemos aprender a recordar las muertes en Formula 1

En 1994 moría Ayrton Senna en el circuito Dino y Enzo Ferrari de Imola, durante el Gran Premio de San Marino. En todo el mundo aparecieron, aparecen y aparecerán más y más artículos alrededor de este triste incidente.

Aparte de tratar de Senna, casi la totalidad de estos artículos tienen otra cosa en común… a pie de página, y en apenas una línea, el autor se limpia su mala conciencia con una frase casi obligada, dentro del contexto del artículo, y que siempre es parecida, sea quien sea el autor… “No nos olvidemos que el día anterior otro piloto, el austríaco Roland Ratzenberger, también había perdido la vida. Recordémosle también”.

Morir sin honores tragedias F1

Imagen: spinsmag.files.wordpress.com

Efectivamente la Fórmula 1 (y muchas otras categorías) se ha llevado por delante la vida de muchos hombres que en el fondo de su ser soñaban con emular las victorias de sus predecesores. Hombres que han permitido que la Fórmula 1 sea algo más que diez o doce obras de arte exprimidas por los diez o doce superdotados de cada generación. Su papel fue igual que su muerte, anónimo, el de extra en una película a la que tan solo los mas cinéfilos se quedaban para ver los títulos de crédito donde aparecía su nombre. 

Su muerte fue rápidamente olvidada, y en ocasiones al final de la temporada sus muertes eran algo lejano… por ellos no se cambiaron normas, no corrieron ríos de tinta y lo más triste…. en muchos casos sus equipos ni siquiera se retiraron en señal de duelo por su muerte… el dinero de los patrocinadores, vital para la supervivencia de sus modestas economías, era más importante que honrar su memoria con un gesto caballeroso y emocionado.

Aún cuando veo por enésima vez la maravillosa película Grand Prix, el momento que más me emociona y gusta es cuando Il Commendatore saca la bandera negra para indicar a su segundo piloto que el equipo Ferrari se retira en señal de duelo por que su compañero acaba de perder la vida en la parabólica del circuito de Monza.

La lista podría ser muy larga si la extendiera a todos aquellos pilotos que perdieron la vida en categorías que no fueran la Fórmula 1, así que me centraré exclusivamente en las muertes en Formula 1 de pilotos que nunca consiguieron ningún resultado relevante (ni podios, ni vueltas rápidas, ni poles, ni victorias… nada que destacar). 

Este es un homenaje a los anónimos que han corrido, corren y correrán en la Fórmula 1.

Formula 1 1960 Spa Chris Bristow

Chris Bristow

Empezamos… Nos encontramos en el Gran Premio de Bélgica de 1960, en el mítico circuito de Spa Francorchamps. Por aquel entonces Spa era una pista de más de 14 kilómetros y sólo el impresionante Nürburgring le superaba con sus casi 23 kilómetros (Pescara, el circuito del Adriático, había pasado definitivamente a la historia llevándose para la leyenda sus más de 25 kilómetros y el honor de ver a un tal Enzo Ferrari vencer la primera carrera allí celebrada en 1924).

Al igual que la pista alemana, el circuito belga, nacido de la imaginación de Jules de Thier, apenas tenía zonas de escapatoria dado que parte de su trazado discurría por carreteras secundarias bordeadas de las casas de los campesinos que por allí vivían.

El fin de semana empezó mal desde el principio. A las primeras de cambio Stirling Moss se rompió las dos piernas en un duro accidente que ponía fin a su lucha por el mundial de 1960. Antes de que la noticia del accidente de Moss tuviese tiempo de llegas a los boxes, el también británico, Michael Taylor pierde el control de su coche, al romperse la dirección de su Lotus 18, y sufre un gravísimo accidente que aunque no acabó con su vida, sí lo hizo con su carrera deportiva. Era su segundo gran premio. Demandó a Colin Chapman y obtuvo una gran indemnización. Pero esa es otra historia..

Con estos antecedentes se llega a la carrera del domingo. El primero en caer será el inglés Chris Bristow. El accidente se produjo en la vuelta 19 por un mal cálculo en un adelantamiento por la 6ª posición, en la curva Malmedy, cuando intentaba sobrepasar al Ferrari D246 de Willy Mairesse (que abandonó 4 vueltas después con la transmisión rota). Bristow tenia 22 años, había debutado en 1959 y estaba disputando su cuarto gran premio. Su mejor posición, un décimo puesto.

Formula 1 1960 Alan Stacey

Imagen: findagrave.com

Alan Stacey

El segundo piloto que se dejaría la vida en el asfalto del viejo Spa ese día fue Alan Stacey. El accidente del británico puede entrar sin problemas entre los más absurdos de la historia de las carreras, salvo por su desenlace: en la vuelta 24 perdió el control de su Lotus 18 al golpear un pájaro en su casco… podría ser de chiste si no fuera por el resultado final del incidente.

Alan era un prometedor piloto nacido en Essex que había debutado en 1.958, disputando apenas siete grandes premios y logrando un octavo puesto como mejor resultado. En esta carrera partió en 16ª posición. El accidente tuvo lugar en la impresionante y dificilísima curva de Masta (los jugadores del GPL y otros simuladores ya sabrán de qué lugar hablo). Tenia 26 años en el momento de su muerte.

Accidentes Formula 1 Carel Godin de Beaufort

Carel Godin de Beaufort​​​​

Nos vamos al día 1 de agosto de 1.964. En esta ocasión el accidentado es el conde holandés Carel Godin de Beaufort. Intentaba calificarse para el GP de Alemania con un desfasado Porsche 718 cuando se salió en la curva Bergwerk. Murió 3 días después en el hospital.

Carel había empezado su carrera en la F2, de forma un tanto errática, donde logró algo de fama por la forma de llevar su Porsche (siempre fue con esta marca). Tomó la salida en 31 carreras, y tenía treinta años en el momento de su muerte. Su mejor resultado en un Gran Premio de Fórmula 1 habían sido varios sextos puestos.

Creo que merece la pena incluir un poco de información sobre el Nürburgring de aquella época: este circuito ha pasado a la historia como el más grande entre los grandes, pero también como el mas temible. Hay un dicho que reza: en Le Mans triunfan los coches, en Nürburgring los hombres. Situado en el oeste de Alemania, empezó a construirse en 1925, y fue terminado a tiempo para el Gran Premio de junio de 1927.

Esa primera carrera fue ganada por un mito del automovilismo: el alemán Rudolf Caracciola. El ring se ubica en lo alto de las montañas Eifel y bordea una cima en la cual se alza un castillo medieval. Además de la longitud del circuito, lo técnico de algunas de sus curvas (172 en total!), y lo impresionante de sus rasantes, el Nordschleife (es decir, la zona norte del circuito), siempre se caracterizó por las caprichosas y duras condiciones climáticas que afectaban a la pista. La zona sur recibía el nombre de Sudschleife. El actual circuito de Nürburgring (versión Gran Premio, pues el viejo aún se utiliza), está en realidad construido sobre parte del trazado original.

Accidentes Formula 1 John Taylor

John Taylor

Continuamos… Apenas dos años después, en la misma pista, el británico John Taylor, con un BRM BT11, tiene un brutal accidente, sufriendo gravísimas quemaduras, a consecuencia de las cuales muere unas semanas después en el hospital.

Taylor, de 33 años, había debutado en 1964, siendo este su quinto Gran Premio. Su mejor puesto en carrera fue un sexto.

Accidentes Formula 1 Jo Schlesser

Joseph “Jo” Schlesser

En 1968, disputando el Gran Premio de Francia, muere Joseph “Jo” Schlesser (el padre de Jean Louis Schlesser, famoso en el mundo de los raids), en su primer Gran Premio. Nacido en la isla de Madagascar en 1928, había sufrido con anterioridad otros muchos accidentes, algunos bastante graves (Le Mans 61 le dejó gravemente herido).

Conoció a Guy Ligier y finalmente le invitaron a debutar en la Fórmula 1 con un Honda RA302. Pero su aventura en la disciplina duró las escasas dos vueltas que pudo dar al trazado de Rouen. Murió carbonizado sin poder salir de la bola de fuego en que se convirtió su Honda RA302. Como dato anecdótico cabe citar que también era la carrera de debut para ese monoplaza. Tras su muerte, y a modo de homenaje, su amigo Guy Ligier antepuso las iniciales JS al nombre de todos sus Ligier (desde el JS1, hasta el JS43 de 1996. Al año siguiente, la escudería pasó a ser Prost Grand Prix, y el coche aún se llamó JS45. Luego ya cambió, y llegó el AP01).

Accidentes Formula 1 gerhard Mitter

Gerhard Mitter

El circuito de Rouen, sede del gran premio de Francia entre 1952 y 1954, y entre 1957 y 1968 era un circuito de 6.542 metros y aunque era rápido también era poco vistoso. Su antecesor, Reims, le superaba en velocidad, y su sucesor, Clemont Ferrand, le superaba en encanto. De hecho Clemont-Ferrand era una pista muy revirada (apenas tenía rectas). Como se puede ver, la edición del 1968 supuso el fin de la Fórmula 1 para Rouen. Una curiosidad sobre este circuito: el patrón del equipo Red Bull F1, Helmut Marko, estaba considerado como una promesa en la Fórmula 1, y precisamente en Clemont Ferrand se truncó su carrera como piloto.

Durante el Gran Premio de Francia de 1972, pilotando un BRM P160B sufrió el impacto de una piedra que le atravesó la visera y le dejó tuerto. A pesar del dolor, pudo controlar el coche y evitó un accidente mayor, pero fue el fin de su carrera como piloto…

En 1969 de nuevo hemos de volver a Nürburgring para una nueva tragedia. En este caso se trata del alemán Gerhard Mitter, a un mes de cumplir 34 años. Mitter había ganado en tres ocasiones el Campeonato Europeo de Montaña (1967, 68 y 69), y era un piloto habitual de Porsche. Debutó en el Gran Premio de Alemania de 1963, y fue invitado otras cuatro veces a correr dicha carrera. Su accidente se produjo en la curva Flugplatz, durante los entrenamientos del Gran Premio, cuando marchaba a bordo de su BMW 269 de F2. Los motivos del mismo fueron la rotura de la suspensión delantera.

Este accidente fue el primero mortal tras las modificaciones que había sufrido el Nordschleife en 1967, las cuales lo hicieron más lento y alargaron su distancia hasta los 22.835 metros.

Accidentes Formula 1 Roger Williamson

Roger Williamson

Llegamos al circuito de Zandvoort, sede hasta 1985 del Gran Premio de Holanda. Fue diseñado en 1948 por John Hugenholtz y está proyectado sobre caminos que había utilizado el ejercito nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Se encuentra a 25 kilómetros de Amsterdam, y la Fórmula 1 no lo echó mucho de menos el día que desapareció del calendario… En 1973 el Gran Premio se disputaba sobre el trazado de 4.226 metros (hasta 1971 tuvo 4.193 metros, y desde 1980, 4.352).

En esta pista es donde muere el británico Roger Williamson en uno de los accidentes más vergonzosos y lamentables en la historia del automovilismo. Roger, de tan solo 25 años y con un gran premio a sus espaldas, murió abrasado entre las llamas que envolvían su March, el cual quedó volcado en medio de la pista ante la impasividad, descoordinación y desvergüenza de los comisarios, y de los escasos y mal preparados bomberos que se encontraban cerca del accidente.

Tan solo el nombre de un valiente merece ser recordado en tan infausto y bochornoso espectáculo, el de su rival David Purley, que se desesperó intentando, él solo y sin la ayuda de absolutamente nadie, primero apagar el fuego con un extintor (que tuvo que quitar de las manos a un comisario que se quedó mirando el fuego), y después dar la vuelta al coche de su compatriota. Una vergüenza que las cámaras de televisión recogieron con todo lujo de detalle y dejaron para la posteridad. El camión de los bomberos llegó al lugar del accidente cuando el fuego ya había consumido el coche y por supuesto la vida de Williamson…

Accidentes Formula 1 Helmuth Koinigg

Helmut Koinigg

En 1974 fallece la joven promesa austriaca Helmuth Koinigg, durante el Gran Premio de los Estados Unidos. Su Surtees-Cosworth TS16 sufrió un pinchazo, el piloto no pudo frenar a tiempo, y acabó estrellándose contra los quitamiedos que estaban situados por todo el circuito. Se da la circunstancia que con esta prueba terminaba la temporada de 1974, y que justo un año antes en el mismo trazado y también acabando la temporada había fallecido el prometedor piloto parisino Francois Cevert (mientras disputaba la pole con Jackie Stewart y Chris Amon, compañeros de equipo, y retirados en señal de duelo).

Koinigg estaba empezando su carrera en la Fórmula 1, y este era su tercer Gran Premio. Su estreno fue con un poco competitivo Brabham-Cosworth BT42 (un diseño de 1973), que no le había permitido clasificarse para tomar la salida del Gran Premio de Austria. En Italia el equipo le sustituyó por Carlo Facetti, que con el mismo coche, tampoco se clasificó. Y en Canadá, tuvo su oportunidad, cuando John Surtess le dio un asiento en su equipo. Con un Surtees-Cosworth TS16, se clasificó 22º, y terminó 10º. Y fue con este monoplaza con el que se mató en el siguiente Gran Premio a la edad de 25 años.

El circuito de Watkins Glen es, a pesar de llevar más de 20 años sin ser utilizado, uno de los clásicos de la Fórmula 1. Durante 19 temporadas (de 1961 a 1980), acogió la sede del Gran Premio de los Estados Unidos (durante un tiempo convivió con Long Beach, denominándose entonces Gran Premio de Estados Unidos Este). La pista estaba situada a las afueras de la ciudad de Nueva York y tuvo dos configuraciones: la primera (desde 1948 hasta 1970), presentaba un trazado ultrarrápido de apenas 3.701 metros que prácticamente era una sucesión de rectas encadenadas por espeluznantes curvas rápidas (otro circuito muy conocido por los aficionados a los simuladores).

Por motivos de seguridad en 1971 fue rediseñado totalmente pasando a tener 5.435 metros y reduciéndose notablemente la velocidad media de la pista. Curiosamente cuando el Gran Premio se disputaba en el denominado “trazado peligroso” nunca hubo muertes, pero en el “trazado seguro” hubo dos accidentes mortales (los ya mencionados Cevert y Koinigg, en 1973 y 74 respectivamente).

Tragicas muertes Formula 1 Riccardo Paletti Accidente

Riccardo Paletti

Nos vamos a los años 80, en concreto a 1982. Estamos en el Gran Premio de Canadá, y por fin el joven milanés, Riccardo Paletti, alcanza una parrilla de salida tras siete intentos infructuosos. Aquí hay que explicar eso de que Paletti había alcanzado por fin una parrilla de salida. Realmente Paletti corrió en San Marino, pero en aquel Gran Premio se produjo una huelga por parte de los equipos que integraban la FOCA (Formula One Constructors Association), que protestaban ante la definitiva implantación del turbo y por un tema de pesos que la FIA (Federation Internationale de l’Automobile), había instaurado aquella temporada para equiparar las prestaciones de los motores turbo y de los motores atmosféricos.

A la cita apenas se presentaron los equipos “oficiales” y los no FOCA: Renault, Alfa Romeo, Ferrari, Osella, etc… la excepción fue Tyrrell, que si bien era un equipo FOC,A no tuvo más remedio que comparecer ante las presiones de Candy, una firma italiana de electrodomésticos que era el principal patrocinador del equipo de Ken Tyrrell. En total los monoplazas presentes no sumaban más de 14, con lo que todos lo presentes estaban clasificados de antemano. También se debe recordar que este es el Gran Premio en el que se produce el enfrentamiento entre Didier Pironi y Gilles Villeneuve, el cual, según muchos es lo que provocó la tragedia que se produciría 16 días después en el circuito de Zolder, con la muerte de Gilles Villeneuve.

Bien, sigamos con Riccardo Paletti. Por fin este joven italiano de 23 años (le faltaban 2 días para los 24), había alcanzado un lugar en la parrilla de salida, aunque partía desde la penúltima fila con su Osella-Cosworth FA1C. Tras el semáforo verde, Paletti acelera a fondo, empieza a engranar una marcha tras otra, cuando de repente un coche se le quita de delante y ante sus ojos aparece el Ferrari de Didier Pironi detenido en su posición de salida. Sin tiempo para frenar o maniobrar Paletti se empotró literalmente contra la caja de cambios del Ferrari, a unos 180 km/h.

Acuden en su ayuda comisarios y servicios médicos, pero por si no fuera poco, y mientras está recibiendo ayuda, su coche se incendia, tardando los bomberos de sofocar el fuego debido a la intensidad del mismo. Paletti fue sacado agonizante del monoplaza, y falleció escasas horas después. Sin embargo, el incendio no fue más que la puntilla, ya que tras el impacto contra el Ferrari, el italiano se había clavado la barra de la dirección en el pecho. El nombre de Riccardo Paletti no fue olvidado, y como tributo, el circuito de Varano, en Italia, recibió el nombre de Autódromo Riccardo Paletti.

Formula 1 1993 Roland Ratzenberger

Roland Ratzenberger

Y afortunadamente damos un salto de muchos más años que en el resto de los casos, y llegamos a Imola 1994, y en esta ocasión el infortunado es el austriaco Roland Ratzenberger. Un detalle al margen del accidente es que su compañero de equipo era David Brabham, el hijo pequeño de Sir Jack Brabham. Pero continuemos con Ratzenberger. En el momento del accidente estaba dando su sexta vuelta en busca de un tiempo que le permitiera un puesto en la parrilla de salida del día siguiente. Había superado la curva de Tamburello, que se toma en sexta y con el pie aplastando el acelerador, descendía vertiginosamente hacia la curva Gilles Villeneuve.

Aquí hay que explicar algo: su equipo, Simtek no andaba sobrado de fondos. Su monoplaza había tenido problemas con el alerón delantero e incluso presentaba una grieta. Al no haber recambios tuvo que salir a correr con él… al llegar a ese punto, a unos 280 Km/h (otras fuentes hablan de 250 Km/h, e incluso he llegado a leer que impactó a 340 Km/h), la presión del aire sobre el alerón fue demasiada para que siguiera resistiendo y se deshizo…

Ratzenberger, al volante de un coche incontrolable, se estrelló inevitablemente contra un muro de cemento, rebotó y el coche fue rodando por la grava hasta finalizar en la curva de la “Tosa”, donde el piloto de Ferrari Jean Alesi, víctima de un accidente un mes antes, veía la carrera por prescripción facultativa, que hasta el lunes no le autorizó a volver a sentarse en un Fórmula 1. Inmóvil dentro de los restos del auto, las asistencias apenas si tardaron en sacarle porque su estado era ya desesperado.

Tendido en la pista le comenzaron a aplicar un masaje cardíaco y rápidamente lo subieron en la ambulancia para trasladarlo a la clínica del circuito. Los médicos del circuito comprobaron que su estado era crítico y ordenaron su traslado al hospital Maggiore de Bolonia, a unos 40 km. del circuito y se trajo un helicóptero dotado de una UVI para el viaje. A las 14:08 horas ingresó en el Centro Sanitario y siete minutos después confirmaron el fallecimiento de Roland Ratzenberger.

Tragicas muertes Formula 1 Roland Ratzenberger Accidente

Roland tenía 32 años en el momento de su muerte y apenas era su tercer gran premio… hay que decir también que al día siguiente se mató un brasileño de 34 años, Ayrton Senna. Recordémosle también.

Esto ha sido todo. Es un artículo bastante triste (al menos escribirlo lo ha sido, y mucho), pero que creo no deben caer en el olvido.

Artículo publicado originalmente por el autor en gohobby.comTodas las imágenes son propiedad de sus autores originales.

Gorgias


Treintañero, autodidacta y viajero todoterreno incansable. Ha seguido y sigue todo tipo de disciplinas del motor, primero como aficionado, luego como comisario y cronometrador, y más tarde como reportero. Da igual dónde y cómo: si tiene ruedas y motor, ahí estará Gorgias.

Categoría:

Etiquetas:

Otros reportajes que te gustarán:

__CONFIG_colors_palette__{"active_palette":0,"config":{"colors":{"b8c9c":{"name":"Main Accent","parent":-1}},"gradients":[]},"palettes":[{"name":"Default Palette","value":{"colors":{"b8c9c":{"val":"rgb(0, 0, 0)"}},"gradients":[]},"original":{"colors":{"b8c9c":{"val":"rgb(19, 114, 211)","hsl":{"h":210,"s":0.83,"l":0.45}}},"gradients":[]}}]}__CONFIG_colors_palette__
VER MÁS
{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

No te pierdas nuestros nuevos contenidos

Suscríbete a nuestra newsletter mensual y recíbelos todos en tu correo electrónico.

>