Pikes Peak Ari Vatanen
Logo Pikes Peak Hill Climb

Imagen: ppihc.com

Tras descubrir en la primera parte los inicios de la prueba, seguimos con nuestro particular repaso a la historia de la subida de montaña más famosa del mundo, el Pikes Peak Internacional Hillclimb.

En este artículo vamos a recordar la que podríamos considerar la “época dorada” de la competición: de los años 80 a finales de los 90. Durante aquellos años, algunos de los grandes constructores que por aquel entonces triunfaban en rallyes y raids fijaron su objetivo en ser vencedores de la subida del Pikes Peak, para alegría de aficionados y organizadores, ya que aquellos años catapultarían a la fama internacional a la competición.

Para ponernos en contexto, a mediados de los años 80 los coches que competían en el mundial de rallyes eran aún los Grupo B en su fase más extrema: más caballos, más alerones, más trabajo de los turbo y en resumen, más espectacularidad. Hasta que llegó la trágica temporada 1986, donde los accidentes primero de Joaquim Santos en Portugal y después de Henri Toivonen en Córcega fueron las dos gotas que colmaron el vaso y que impulsaron a la Federación Internacional (FISA por aquel entonces) a cancelar los coches Grupo B a partir de 1987.

Lancia 037 Grupo B

Imagen: © Lancia

Audi contra Peugeot, el gran duelo

Así, marcas como Audi o Peugeot se encontraron con unos vehículos espectaculares y con un potencial increíble sin poder participar en rallyes y, sabiamente, decidieron “reorientar” sus proyectos. Y aquí es donde entra en juego el Pikes Peak, justo en una época en que los Estados Unidos empezaban a ser un mercado más que apetecible para las marcas europeas.

La organización había implantado en 1981 la Open Rally Division que años más tarde pasaría a ser la categoría Unlimited, la categoría libre, lo que dejaba lugar a que estos “monstruos” pudiesen dar rienda suelta a los sueños más húmedos de las marcas, que seguían pretendiendo sacar partido a sus remozadas monturas.

Michele Mouton Audi Pikes Peak

Imagen: © Audi Sport

Y los grandes momentos no tardaron en llegar. El gran equipo Audi emigró durante varios veranos a los Estados Unidos con sus Audi Sport Quattro para reinar allí entre los años 1984 y 1987, primero con dos victorias de la gran piloto francesa Michèle Mouton (primera en bajar de los 12 minutos), seguidas de una victoria de Bobby Unser y una última de Walter Röhrl a bordo del indomable S1.

Aquella temporada Audi, ya fuera del Mundial de rallyes, preparó al máximo su asalto al Pikes Peak con un vehículo, ese año sí, desarrollado exclusivamente para la prueba norteamericana.

Audi Quattro Sport S1 Pikes Peak Rohrl

Imagen: © Audi Sport

Lo importante de aquella última victoria fue que se logró ante la marca rival de Audi en aquellos años: Peugeot, liderada en aquel entonces por Jean Todt, que creía que si su modelo 205 había batido al Quattro en rallyes, también podría hacerlo en el Pikes Peak.

Así que en aquel Pikes Peak de 1987 (quizá uno de los años más recordados) Peugeot desplazó hasta tres unidades del 205 Turbo 16, frente al único Audi Quattro Sport S1 de Röhrl.

Peugeot 205 T16 Pikes Peak

Imagen: © Peugeot Sport

Pero llegado el día de la carrera y cuando en Peugeot se las prometían muy felices, el piloto alemán realizó una subida ejemplar y fue el primero en conseguir bajar de los 11 minutos (10:47). Peugeot había sido derrotada de forma clara y en 1988 no quería que volviese a ocurrir. En Audi, por su parte, habían cumplido de sobras su propósito y para 1988 decidieron retirarse de la prueba, hecho que dejó en bandeja de plata las dos siguientes victorias para la marca gala, la primera de ellas ganada por el finés Ari Vatanen, que será recordado por protagonizar el que sin duda es el vídeo más famoso y admirado sobre el Pikes Peak, el Climb Dance.

El vídeo merece una pausa en la lectura para visionarlo antes de seguir, mientras no dejamos de sufrir por ver a Vatanen acercarse en cada curva a esos acantilados de los que no vemos el fondo.

Monster Tajima empieza su idilio con Pikes Peak

Tras “aquellos maravillosos años”, el siguiente nombre propio de la competición sería el del japonés Nobuhiro Tajima apodado “Monster”, piloto de rallyes y uno de los máximos responsables de los proyectos deportivos de Suzuki. Tajima apareció en 1992 en Pikes Peak con un Suzuki Cultus con doble motor (cada uno de 400 CV directo a un eje) y se llevó la victoria.

Suzuki Cultus Tajima Pikes Peak

Imagen: pinterest.com

Cabe decir que Tajima es el hombre a batir en el palmarés de la prueba, pues suma 9 victorias absolutas, las 6 últimas conseguidas de manera consecutiva, antes de dar el salto a los vehículos eléctricos.

Volviendo al tema, los 90 fueron una lucha entre Tajima y el americano Rod Millen, que se presentó con diversos Toyota Celica y Tacoma y ganó la partida al de Suzuki en 5 ocasiones, logrando en 1994 el considerado record más importante de la prueba (10 minutos 4 segundos cuando aún el asfalto casi no existía en la subida). A continuación, un vídeo corto de una exhibición en el Goodwood Festival of Speed del Toyota Tacoma. Veréis lo que significa domar un coche de 1.000 CV.

Tajima, por su parte, también fue cambiando de montura, pasando del Cultus inicial al mítico Suzuki Escudo que tan popular se hizo gracias a su aparición en el videojuego Gran Turismo 2. Fueron años de grandes luchas con unos vehículos extremos, realmente espectaculares.

Suzuki Escudo Pikes Peak Tajima

Imagen: ppihc.com

El nuevo milenio empezaba y Millen y Tajima se centraron en otros proyectos, lo que provocó unos años de parón donde otros Suzuki, un Saab pilotado por Per Eklund, un Mitsubishi o un Ford RS200 a manos de Stig Blomqvist se llevaron victorias que pasaron desapercibidas para el gran público. Pero solo era un espejismo. El “Monstruo” acechaba de nuevo… lo veremos en la tercera parte de la historia del Pikes Peak.

Si os habéis quedado con ganas de más, a continuación tenéis un completo reportaje sobre la subida del año 1987 con imágenes del S1 de Röhrl, los Peugeot 205 y muchos otros. Un documento imprescindible de un momento cumbre en la historia de esta centenaria subida de montaña.

Artículo publicado originalmente por el autor en gohobby.comTodas las imágenes son propiedad de sus autores.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *