Suscríbete al newsletter de RetroRacing.es


Consejos para reparar la culata del coche

motor_renault_8_gordini_1300_2

La reparación de los temidos “culatazos” es una de las operaciones más exigentes y difíciles dentro de la mecánica del automóvil. ​Una rotura de la junta de culata del coche implica, en esencia, que se va a tener que desmontar entero el motor del coche, con la consecuente inversión de tiempo y dinero que esto implica.

Por ello, en RetroRacing.es queremos repasar algunos consejos que te pueden ayudar en este proceso.

Detectar que es necesario reparar la culata del coche

Parece una evidencia, pero en un automóvil no siempre es fácil detectar qué elementos se han dañado y deben ser reparados.

En lo referente a reparaciones de culata, es vital asegurarse que esta es la reparación que se debe llevar a cabo debido a un “culatazo”. Y es que una vez abierto el bloque, ya no hay vuelta atrás.

Los síntomas de que el vehículo tiene una rotura en la junta de culata pueden ser:

  • El vehículo se calienta con facilidad, incluso al ralentí.
  • El vehículo pierde compresión y, por lo tanto, fuerza en circulación.
  • Se mezclan fluidos en la cámara de combustión, ya sea líquido anticongelante o aceite. En el primer caso se podrá detectar por la aparición de un líquido al que llamamos popularmente “mayonesa” en la tapa del aceite, mientras que en el segundo caso el vehículo empezará a producir humo azulado o blanco por el tubo de escape.

Si se detecta alguno de los problemas anteriores, habiendo aislado con seguridad otras posibles roturas mecánicas, es muy probable que el coche tenga un culatazo. Aun así, recordamos que cada coche es diferente, sin importar si es moderno o clásico, y por lo tanto, siempre que se tenga dudas sobre esta reparación, lo mejor es acudir a un profesional para salir de dudas.

de-tomaso-pantera-gt4-luis-villalba-9

Conocer el proceso completo de desmontaje y montaje de la culata del coche

En función del vehículo, el proceso de reparación de culata varía notablemente. Por ello, es recomendable documentarse antes de realizar dicha operación, de cara a conocer el proceso detallado según está definido por el fabricante. Además, es importante asegurarse de disponer de todo el material que será necesario durante el proceso.

En este sentido, conviene recordar que la junta de culata, que se sitúa entre la culata y el bloque motor para sellarlos herméticamente, no puede ser reutilizada aunque tras la apertura se detecte que no está rota.

Optar por arandelas de ajuste cuando sean necesarias

El momento de apertura del motor y sustitución de la junta de culata es adecuado para realizar diversas tareas:

  • Limpiar y desengrasar el bloque y la culata
  • Limpiar el circuito de refrigeración
  • Revisar la planitud del bloque y de la culata por el plano de junta
historia_mitsubishi_galant_vr4_juan_navarro_2

Sobre este último punto, puede ocurrir que se descubran pequeñas desviaciones, algo normal en los casos de uso extensivo del automóvil. Si esto ocurre, una opción interesante es recurrir a las arandelas de ajuste DIN 988, fabricadas a medida y con un coste económico.

Estas arandelas, realizadas por fabricantes como Plasmagal, permiten corregir las holguras y los malos ajustes de mecanización. Su utilidad es muy alta y permite proceder con el proceso de reparar la culata del coche.

>