Muy pocas veces surge la oportunidad de poder asistir de forma inesperada a un evento del motor del que no habías oído hablar hasta el momento. Y menos aún que esta sea una concentración de Saab clásicos de carácter internacional, en la que se reúnen entusiastas a una marca bastante ignorada en el sur de Europa.

clasicos-saab-meeting-2010-1

Este reportaje fotográfico se remonta al mes de agosto de 2010, durante unas placenteras vacaciones familiares en Suiza de las que guardo un grato recuerdo. Nos alojábamos en un camping situado en uno de los centros turísticos de la parte alemana del país, Interlaken, de nombre muy sugerente y tradicional: Camping Lazy Rancho.

Y un sábado, sin motivo aparente, vimos en una revista que esa misma mañana se estaba celebrando la localidad el International Saab Club Meeting 2010. Así que después de confirmar la información con el amable propietario del camping (que hablaba español con acento de Chihuahua y lucía bigote de mariachi), fuimos a buscar el coche y salimos directos a la caza de las berlinas suecas.

clasicos-saab-meeting-2010-1

De camino a la concentración recuerdo intentar, sin éxito, contar con los dedos de una mano los modelos de Saab clásicos que me venían a la mente, para llegar a la conclusión que en España la marca sueca tiene muy poca tradición más allá de los «comunes» Saab 90, Saab 900 y Saab 9000 que se solían ver de vez en cuando, y de los más recientes Saab 9-3 que tuvieron una fría acogida en nuestro país.

Los precios elevados, tanto del coche como de los recambios, un diseño demasiado clásico y el desconocimiento de la marca frente a los rivales alemanes debían ser los principales motivos. De hecho, también lo fueron para acabar llevando a la marca a la bancarrota en la que siguen navegando sus proyectos de futuro.

clasicos-saab-meeting-2010-1

Pero la marca de Trollhättan mantiene una respetable legión de seguidores a lo largo de Europa, y es en estas concentraciones internacionales de carácter anual donde queda patente.

Para que esta «quedada» fuese un éxito se juntaron dos factores clave: el primero era el emplazamiento, pues organizar un evento así en Suiza es sinónimo de escenarios idílicos. En este caso, la concentración se hizo en un aeródromo militar a las afueras de Interlaken.

clasicos-saab-meeting-2010-1 clasicos-saab-meeting-2010-1

Y el segundo factor es que estos «Saabers» son una gran familia, no tanto en número, pero sí en los lazos que les unen, recorriendo miles de kilómetros bajo el lema SAABSUNITED.

La concentración contaba con aproximadamente 200 vehículos de todas las épocas, venidos de lugares tan alejados como Finlandia, Rusia, Suecia (obviamente), Estonia o Inglaterra, entre muchos otros. No llegué a localizar ningún vehículo con matrícula española, aunque sí tenemos en nuestro país un pequeño grupo de fieles que, siempre que les es posible, se unen a estos Saab Meeting.

Repasando todo lo que pudimos ver, destacaban varios vehículos que me permitieron aprender mucho sobre Saab in situ. Es el caso de uno de los modelos más espectaculares y deportivos de su historia, el Saab Sonnet I de mitad de los años 50. Y yo creyendo que era una marca sin historia…

clasicos-saab-meeting-2010-1

Un Saab 99 bien llamativo llegado desde Rusia, precioso e impecable, como la mayoría de los participantes.

clasicos-saab-meeting-2010-1

Otra de las joyas de la concentración era este otro Saab 99 Rally 180 CV, vehículo que había participado en el Rally Boucles de Spa de 1976 y que estaba a la venta. El dueño estaba encantado de mostrar a cada persona que se interesaba cada detalle del vehículo.

Este modelo era un coupé bien proporcionado, tracción delantera y motor de 2 litros de origen Triumph, el elegido para poner fin al romance que hasta aquel momento Saab había tenido con los motores de dos tiempos.

clasicos-saab-meeting-2010-1

Muy curioso y divertido resultó también descubrir que los Saab eran famosos hace años porque la gente los usaba como «autocaravanas» y viajaban en ellos por Europa, para luego dormir en el techo.

También había sitio para las preparaciones, como la del Saab 96 de mediados de los 60 que venía de Finlandia, con un acabado negro mate que lucía francamente bien.

clasicos-saab-meeting-2010-1 clasicos-saab-meeting-2010-1

Saltamos al área más deportiva de la concentración, el espacio reservado a los Saab Sonnet III , un vehículo totalmente desconocido para mi y con aspecto similar al de un Ford Capri (de hecho, usaba motores Ford V4), y que se fabricó hasta 1973 tras unas ventas desatrosas, por lo que hoy día es un coche muy apreciado por los coleccionistas.

clasicos-saab-meeting-2010-1

Eso sí, el gran momento fue descubrir de manera totalmente casual que el gran invitado a la concentración era el malogrado Erik Carlsson, el gran embajador de Saab en los rallyes.

«Mr.Saab» fue ganador de rallys como el RAC, el Montecarlo en 2 ocasiones o el San Remo, al volante del inefable Saab 96 de dos tiempos, seriamente carente de potencia frente a sus rivales, por lo que a Carlsson se le recuerda por pilotar siempre a muy altas revoluciones, manteniendo la velocidad en su paso por curva mediante el frenado con el pie izquierdo.

clasicos-saab-meeting-2010-1

Además, Carlsson compartió gran parte de su vida con su mujer Pat Moss, hermana de Sir Stirling Moss y una de las mejores pilotos de rallyes de la historia. ¿Quién no querría una vida como la suya, exprimiendo hasta la última oportunidad para seguir oliendo a gasolina quemada y compartiendo conocimientos con otros apasionados?

Es lógico afirmar que, con 80 años, este amable piloto sueco afincado en el Reino Unido fuese querido por todos los fans de la marca, firmando camisetas, gorras, los propios coches, y siempre con una sonrisa en la cara. A día de hoy, de aquel evento solo lamento no haberle pedido una firma en el merchandising que me llevé de recuerdo…

clasicos-saab-meeting-2010-1

 

Todas las imágenes son propiedad de su autor. Todos los derechos reservados.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *