Accidentes Formula 1 Helmuth Koinigg

Este reportaje, tal y como comentaba en la primera parte, quiere servir como un pequeño homenaje a todos aquellos pilotos de Fórmula 1 que dieron su vida en busca de una ilusión, la de lograr ser grandes campeones. Por desgracia, nunca llegarían a serlo y sus nombres quedarían olvidados.

Arrancamos en el día 1 de agosto de 1.964. En esta ocasión el accidentado es el conde holandés Carel Godin de Beaufort. Intentaba calificarse para el GP de Alemania con un desfasado Porsche 718 cuando se salió en la curva Bergwerk. Murió 3 días después en el hospital. Carel había empezado su carrera en la F2, de forma un tanto errática, donde logró algo de fama por la forma de llevar su Porsche (siempre fue con esta marca). Tomó la salida en 31 carreras, y tenía treinta años en el momento de su muerte. Su mejor resultado en un Gran Premio de Fórmula 1 habían sido varios sextos puestos.

Accidentes Formula 1 Carel Godin de Beaufort

Imagen: gohobby.com

Creo que merece la pena incluir un poco de información sobre el Nürburgring de aquella época: este circuito ha pasado a la historia como el más grande entre los grandes, pero también como el mas temible. Hay un dicho que reza: en Le Mans triunfan los coches, en Nürburgring los hombres. Situado en el oeste de Alemania, empezó a construirse en 1925, y fue terminado a tiempo para el Gran Premio de junio de 1927. Esa primera carrera fue ganada por un mito del automovilismo: el alemán Rudolf Caracciola. El ring se ubica en lo alto de las montañas Eifel y bordea una cima en la cual se alza un castillo medieval. Además de la longitud del circuito, lo técnico de algunas de sus curvas (172 en total!), y lo impresionante de sus rasantes, el Nordschleife (es decir, la zona norte del circuito), siempre se caracterizó por las caprichosas y duras condiciones climáticas que afectaban a la pista. La zona sur recibía el nombre de Sudschleife. El actual circuito de Nürburgring (versión Gran Premio, pues el viejo aún se utiliza), está en realidad construido sobre parte del trazado original.

Continuamos… Apenas dos años después, en la misma pista, el británico John Taylor, con un BRM BT11, tiene un brutal accidente, sufriendo gravísimas quemaduras, a consecuencia de las cuales muere unas semanas después en el hospital. Taylor, de 33 años, había debutado en 1964, siendo este su quinto Gran Premio. Su mejor puesto en carrera fue un sexto.

Accidentes Formula 1 John Taylor

Imagen: gohobby.com

En 1968, disputando el Gran Premio de Francia, muere Joseph “Jo” Schlesser (el padre de Jean Louis Schlesser, famoso en el mundo de los raids), en su primer Gran Premio. Nacido en la isla de Madagascar en 1928, había sufrido con anterioridad otros muchos accidentes, algunos bastante graves (Le Mans 61 le dejó gravemente herido). Conoció a Guy Ligier y finalmente le invitaron a debutar en la Fórmula 1 con un Honda RA302. Pero su aventura en la disciplina duró las escasas dos vueltas que pudo dar al trazado de Rouen. Murió carbonizado sin poder salir de la bola de fuego en que se convirtió su Honda RA302. Como dato anecdótico cabe citar que también era la carrera de debut para ese monoplaza. Tras su muerte, y a modo de homenaje, su amigo Guy Ligier antepuso las iniciales JS al nombre de todos sus Ligier (desde el JS1, hasta el JS43 de 1996. Al año siguiente, la escudería pasó a ser Prost Grand Prix, y el coche aún se llamó JS45. Luego ya cambió, y llegó el AP01).

Accidentes Formula 1 Jo Schlesser

Imagen: gohobby.com

El circuito de Rouen, sede del gran premio de Francia entre 1952 y 1954, y entre 1957 y 1968 era un circuito de 6.542 metros y aunque era rápido también era poco vistoso. Su antecesor, Reims, le superaba en velocidad, y su sucesor, Clemont Ferrand, le superaba en encanto. De hecho Clemont-Ferrand era una pista muy revirada (apenas tenía rectas). Como se puede ver, la edición del 1968 supuso el fin de la Fórmula 1 para Rouen. Una curiosidad sobre este circuito: el patrón del equipo Red Bull F1, Helmut Marko, estaba considerado como una promesa en la Fórmula 1, y precisamente en Clemont Ferrand se truncó su carrera como piloto. Durante el Gran Premio de Francia de 1972, pilotando un BRM P160B sufrió el impacto de una piedra que le atravesó la visera y le dejó tuerto. A pesar del dolor, pudo controlar el coche y evitó un accidente mayor, pero fue el fin de su carrera como piloto…

En 1969 de nuevo hemos de volver a Nürburgring para una nueva tragedia. En este caso se trata del alemán Gerhard Mitter, a un mes de cumplir 34 años. Mitter había ganado en tres ocasiones el Campeonato Europeo de Montaña (1967, 68 y 69), y era un piloto habitual de Porsche. Debutó en el Gran Premio de Alemania de 1963, y fue invitado otras cuatro veces a correr dicha carrera. Su accidente se produjo en la curva Flugplatz, durante los entrenamientos del Gran Premio, cuando marchaba a bordo de su BMW 269 de F2. Los motivos del mismo fueron la rotura de la suspensión delantera.

Accidentes Formula 1 gerhard Mitter

Imagen: cochesclasicosdehoy.files.wordpress.com

Este accidente fue el primero mortal tras las modificaciones que había sufrido el Nordschleife en 1967, las cuales lo hicieron más lento y alargaron su distancia hasta los 22.835 metros.

Llegamos al circuito de Zandvoort, sede hasta 1985 del Gran Premio de Holanda. Fue diseñado en 1948 por John Hugenholtz y está proyectado sobre caminos que había utilizado el ejercito nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Se encuentra a 25 kilómetros de Amsterdam, y la Fórmula 1 no lo echó mucho de menos el día que desapareció del calendario… En 1973 el Gran Premio se disputaba sobre el trazado de 4.226 metros (hasta 1971 tuvo 4.193 metros, y desde 1980, 4.352). En esta pista es donde muere el británico Roger Williamson en uno de los accidentes más vergonzosos y lamentables en la historia del automovilismo. Roger, de tan solo 25 años y con un gran premio a sus espaldas, murió abrasado entre las llamas que envolvían su March, el cual quedó volcado en medio de la pista ante la impasividad, descoordinación y desvergüenza de los comisarios, y de los escasos y mal preparados bomberos que se encontraban cerca del accidente. Tan solo el nombre de un valiente merece ser recordado en tan infausto y bochornoso espectáculo, el de su rival David Purley, que se desesperó intentando, él solo y sin la ayuda de absolutamente nadie, primero apagar el fuego con un extintor (que tuvo que quitar de las manos a un comisario que se quedó mirando el fuego), y después dar la vuelta al coche de su compatriota. Una vergüenza que las cámaras de televisión recogieron con todo lujo de detalle y dejaron para la posteridad. El camión de los bomberos llegó al lugar del accidente cuando el fuego ya había consumido el coche y por supuesto la vida de Williamson…

Accidentes Formula 1 Roger Williamson

Imagen: gohobby.com

En 1974 fallece la joven promesa austriaca Helmuth Koinigg, durante el Gran Premio de los Estados Unidos. Su Surtees-Cosworth TS16 sufrió un pinchazo, el piloto no pudo frenar a tiempo, y acabó estrellándose contra los quitamiedos que estaban situados por todo el circuito. Se da la circunstancia que con esta prueba terminaba la temporada de 1974, y que justo un año antes en el mismo trazado y también acabando la temporada había fallecido el prometedor piloto parisino Francois Cevert (mientras disputaba la pole con Jackie Stewart y Chris Amon, compañeros de equipo, y retirados en señal de duelo). Koinigg estaba empezando su carrera en la Fórmula 1, y este era su tercer Gran Premio. Su estreno fue con un poco competitivo Brabham-Cosworth BT42 (un diseño de 1973), que no le había permitido clasificarse para tomar la salida del Gran Premio de Austria. En Italia el equipo le sustituyó por Carlo Facetti, que con el mismo coche, tampoco se clasificó. Y en Canadá, tuvo su oportunidad, cuando John Surtess le dio un asiento en su equipo. Con un Surtees-Cosworth TS16, se clasificó 22º, y terminó 10º. Y fue con este monoplaza con el que se mató en el siguiente Gran Premio a la edad de 25 años.

Accidentes Formula 1 Helmuth Koinigg

El circuito de Watkins Glen es, a pesar de llevar más de 20 años sin ser utilizado, uno de los clásicos de la Fórmula 1. Durante 19 temporadas (de 1961 a 1980), acogió la sede del Gran Premio de los Estados Unidos (durante un tiempo convivió con Long Beach, denominándose entonces Gran Premio de Estados Unidos Este). La pista estaba situada a las afueras de la ciudad de Nueva York y tuvo dos configuraciones: la primera (desde 1948 hasta 1970), presentaba un trazado ultrarrápido de apenas 3.701 metros que prácticamente era una sucesión de rectas encadenadas por espeluznantes curvas rápidas (otro circuito muy conocido por los aficionados a los simuladores). Por motivos de seguridad en 1971 fue rediseñado totalmente pasando a tener 5.435 metros y reduciéndose notablemente la velocidad media de la pista. Curiosamente cuando el Gran Premio se disputaba en el denominado “trazado peligroso” nunca hubo muertes, pero en el “trazado seguro” hubo dos accidentes mortales (los ya mencionados Cevert y Koinigg, en 1973 y 74 respectivamente).

Artículo publicado originalmente por el autor en gohobby.comTodas las imágenes son propiedad de sus autores.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *